7.1 C
Parla
InicioSaludConoce todo sobre las varices

Conoce todo sobre las varices

- Anuncio -

Si has vivido buena parte de tu vida con varices, te interesa leer este post que preparamos para personas con esta condición. Conoce todo sobre las varices, para empezar no eres la única(o), ya que es muy frecuente, una alta tasa de la población femenina debe soportar sus efectos físicos y estéticos. Entérate qué son y su origen, entre otros importantes datos que te ayudarán a tratarlas.

varices en piernas

¿Qué son las várices?

Los cirujanos vasculares definen las várices o venas varicosas como una condición vascular, que aparece por dilatación de la red venosa superficial de las piernas. Las mismas se inflaman y retuercen, pudiendo observarse bajo la epidermis de estas extremidades.

Una red venosa saludable en las piernas se ayuda de las válvulas de transporte de sangre desde los miembros inferiores al corazón. No obstante, se pueden debilitar o fallar en determinado momento, desencadenando una patología denominada reflujo venoso crónico.

Al ocurrir esto, la sangre se paraliza y no fluye hacia arriba, pudiendo estancarse o más grave, revertir su dirección. Esto trae como consecuencia el conocido abultamiento y nudos en las venas, pasando a ser varices. 

Dichas venas por lo general se tuercen, alargan y adoptan un tono azul oscuro. En esta fase, si la várice no se trata, empeorará paulatinamente, hasta convertirse en úlceras venosas en las piernas en su estado más crónico.

¿Cuál es la causa de las várices?

Las várices son producto de una acumulación inusual de sangre en las venas, lo que conlleva a su dilatación y ensanchamiento con el tiempo. Estas venas superficiales a medida que van llenándose en las piernas, se van dilatando al perder su habitual elasticidad.

Al no fluir adecuadamente la sangre de las piernas, se ve forzada a retornar al corazón desafiando la gravedad.

Este aspecto es común en todas las personas con várices. Aunque existen otros factores influyentes en su formación, dentro de los cuales se pueden mencionar las siguientes, aunque no siempre todas tienen que estar presente:

  • Herencia o genética.
  • Sobrepeso.
  • Pasar muchas horas de pie.
  • Sedentarismo.
  • Embarazos repetidos. 
  • Envejecimiento.

Síntomas más frecuentes de las varices

Adicional al daño estético que representan las varices, pueden aparecer diversos síntomas asociados a esta patología. 

Dentro de los signos inequívocos de que se tienen varices, se mencionan los más relevantes conforme avanza la condición:

Varices abultadas y alargadas

Las varices se inflaman y resaltan en relieve sobre la epidermis, suelen llamarse venas varicosas, y suelen presentarse sin aviso mayormente a lo interno del muslo y parte baja de piernas y tobillos

Varices rojas o azules

Son más pequeñas, finas, rojas o azules y aparecen en la piel. Se conocen como venas de araña. Su tamaño es variable, en forma de telaraña o ramas de árboles.

araña. Su tamaño es variable, en forma de telaraña o ramas de árboles.

Ardor/palpitación venosa

Este síntoma se refleja principalmente con calambres en los músculos, sumado a sensación de calor al tacto.

Varices con sangrado

Este sangramiento se asocia a la ruptura de las venas superficiales y, casi nunca conlleva a úlceras varicosas, una de las maneras más graves de las varices. Suelen ocurrir debajo de piernas o tobillos. 

Esta condición es muy severa, por lo la persona con este tipo de várice sangrante deberá levantar la pierna, presionar el área  y pedir ayuda médica inmediata.

Inflamación

Se conoce también como edema, la cual tiene lugar en la parte baja de la pierna, envolviendo el tobillo o pie. Suele aparecer luego de estar largo tiempo de pie o sentado, por lo que tiene lugar al final del día.

Decoloración de la piel

Las varices suelen modificar el color de la piel, oscureciendo en área de las venas enfermas, su color es marrón o rojo brillante. Algunas veces, según la condición, se blanquea o endurece la piel.

Dolor en piernas

Sucede por el ablandamiento grave de las venas e hipersensibilidad al roce de la piel.

Cansancio/pesadez/ dolor

Por lo general, el cansancio y pesadez va acompañado de dolor muscular, el cual empeora en las noches.

Hormigueo/entumecimiento

La irritación de la piel o sensación de hormigueo en el área de las varices, puede conducir a una crónica resequedad en la piel, incluso, escamas o salpullido. Ocasionalmente, puede haber sensación de entumecimiento e insensibilidad.

Factores de riesgo

El diagnóstico de las varices es relativamente sencillo, de hecho, hasta la propia persona lo puede hacer. No obstante, lo ideal es recurrir a un especialista para que explore adecuadamente y con las herramientas aplicables.

La exploración se hace de pie, puesto que así aparecen las varices a la vista. Se observa toda la red dilatada, lo que señala la condición y amplitud de la lesión. Otro dato observable es el color, úlceras, manchas, entre otros aspectos, permitiendo determinar el nivel de afectación.

Esta evaluación inicial puede complementarse con exámenes adicionales, según la gravedad del caso:  

  • Eco-Doppler: esta ecografía permite visualizar las venas y arterias en su trayectoria.
  • Flebografía: muy usada en el pasado, donde se inyectaba un compuesto yodado en la vena para una radiografía. Dejó de usarse por ser dolorosa y tener riesgos asociados.
  • Otras: destacan la resonancia magnética (RNM), tomografía axial computarizada (TAC) y angiografía con isótopos. Aunque apenas se usa desde el eco-doppler. 

Tratamiento

Hasta ahora, el único y más efectivo tratamiento para las várices es su extracción o cauterización. Se lleva a cabo por profesionales experimentados, a objeto de eliminar el reflujo de sangre interna.

Actualmente, la ciencia y la tecnología van de la mano en los tratamientos de pacientes con varices:

  • Método convencional: extracción de la vena dañada. 
  • Termoablación: usa energía térmica (endolaser o radiofrecuencia) para sellar las venas insuficientes. 
  • Selladores químicos: un tipo de pega para sellar la vena lesionada.

Como se observa, ya no hay porque condenarse a vivir con varices, puesto que cambiando el estilo de vida y recurrir a expertos, puede garantizar una calidad venosa adecuada y funcional.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img