12.3 C
Parla
InicioVarios¿Cuántos meses puedo estar sin pagar un préstamo?

¿Cuántos meses puedo estar sin pagar un préstamo?

- Anuncio -
¿Cuántos meses puedo estar sin pagar un préstamo?

Solicitar un préstamo a una entidad oficial o a terceros para atender alguna emergencia, siempre genera temores razonables, surgiendo las preguntas de rigor son: ¿qué pasa si no puedo cumplir con el pago?, ¿cuántos meses puedo estar sin pagar un préstamo? Las respuestas a estas y otras dudas, las encontrarás en este post, para que sepas qué hacer  cuando, por alguna circunstancia, te resulta imposible el reembolso en el tiempo fijado.

¿Puedo dejar de pagar un préstamo?

De manera categórica, la respuesta es no. Es una pregunta recurrente que se plantean muchas personas cuando están frente a dificultades económicas, y se ve inhabilitados para sufragar compromisos, como enfermedades, reparaciones domésticas, estudios, entre otros, donde un crédito o préstamo es una solución inmediata, sin embargo, cuando llega la fecha de cancelar la primera cuota no tienen cómo responder.

En este contexto, muchas personas se ven imposibilitadas de abonar el giro correspondiente en la fecha de vencimiento, fijada por ambas partes en el acuerdo o contrato. No obstante, se debe precisar que esta estrategia de ninguna manera es conveniente, porque detrás de toda demora, hay un incremento de la deuda principal mes a mes, incluso, si es recurrente, puede tener consecuencias judiciales.

Un ejemplo que ilustra perfectamente los impagos de créditos, se observó y persiste en algunos casos durante la primera parte del año 2020. Donde algunos países, incluyendo España, tomaron medidas para apoyar la economía y responder a la crisis mundial por Covid-19.

Es decir, que el Estado asumió las cuotas de hipotecas y préstamos por consumo, entre otros subsidios que conllevarán a bajar el ratio de mora de la banca y otras entidades del sector crediticio. 

No obstante, con el tiempo, dichas medidas de auxilio social comenzaron a expirar, y los efectos de la situación financiera, enseguida, se hicieron evidentes en los bolsillos de numerosas familias, quienes se vieron imposibilitadas de pagar sus deudas en las condiciones establecidas. 

Cabe resaltar, que ninguna deuda pasa bajo la mesa, incluso de familias vulnerables, como el caso planteado. Siendo fundamental saber las distintas acciones y opciones disponibles del consumidor, en el supuesto de no poder pagar su préstamo y, especialmente, las consecuencias de no contar con una solución rápida a su situación moratoria.

¿Cuánto tiempo puedo dejar de pagar el préstamo?

Para empezar, las entidades prestamistas nunca condonan u olvidan una deuda, esto significa que buscará todos los medios para reclamar el pago de los giros en el tiempo pautado. No obstante, otorgan un tiempo prudencial entre 3 a 6 meses de mora, luego de lo cual activan otras acciones, incluyendo la judicial, para garantizar el pago. 

¿Qué tipos de acciones aplican?, pues bien, cuando se otorga el préstamo o crédito, el deudor o beneficiario debe aportar algunas garantías, por lo general, involucran los bienes patrimoniales presentes y futuros.

Y en caso de prolongarse la deuda en el tiempo, sigue el embargo de tales bienes. Pero adicionalmente, la deuda sigue creciendo, puesto que a partir del primer mes que se deje de pagar, aplica la cláusula que prevé los intereses moratorios los cuales, además, son mayores a los ordinarios. 

¿Cuál es la sanción por no pagar el préstamo a tiempo?

Como se señaló en el punto anterior, cada cuota no pagada más los intereses se sumarán a la deuda principal, de tal forma, que de mantenerse el impago, el monto crecerá exponencialmente, y el deudor deberá más dinero. Dicho esto, pasemos a revisar algunas de las acciones que suponen dejar de pagar un préstamo:

Intereses moratorios por impago del préstamo

Desde el mes que se deje de pagar la cuota del préstamo otorgado, la entidad financiera o prestamista, procede a cargar al monto de la deuda intereses de demora. 

Tales intereses y comisiones se irán adicionando a la deuda original, por tanto, mensualmente esta crecerá, ya que la entidad continuará reclamando el pago.

No obstante, estos intereses moratorios tienen límites, es decir, no podrán superar 2 puntos porcentuales al fijado inicialmente. Esto significa, que si el préstamo se fijó en un tipo de interés nominal o TIN del 7%, la entidad no podrá pasarse del 9%.

Reclamo judicial por impago del préstamo

La entidad bancaria o prestamista, ante la insolvencia de un préstamo, tiene dentro de sus acciones legales el reclamo a través de la vía judicial. Suele aplicar cuando se incumple el pago a partir de los 3 meses para recuperar la deuda. 

Aunque algunas entidades otorgan un plazo superior, hasta 6 meses. De tratarse de un préstamo personal, la garantía se dirige a los bienes, incluyendo la nómina, entre otros, es decir, que el banco puede embargar al deudor o su fiador.

Embargo de bienes por impago del préstamo

Dentro de las medidas que afectan más a una persona, figura el embargo de bienes. Ello en razón que en el momento de fijar las condiciones que aplicarán al préstamo ante una eventual falta de pago, figuran como garantía los bienes de la persona. 

Por tanto, cuando se prolonga la moratoria sin ninguna amortización de la deuda, el juez podrá embargar sus bienes para forzar su pago.

Asimismo, cuando parte de las garantías por impago figure un avalista o fiador, por extensión, deberá asumir las consecuencias de la deuda. Es decir, se percibe como de este, por ende, la entidad reclamará los bienes del titular del préstamo y/o del garante o aval.

Si no pagas el préstamo, pasarás a ser parte de la lista de morosos

Una de las acciones que tienen las entidades financieras y prestamistas en España y resto del mundo, es que cuando una persona queda como insolvente, estas tramitan su incorporación a la llamada lista de morosos RAI. 

En ese fichero figuran quienes no pagan sus compromisos financieros en el tiempo pautado. En este caso, pasan a formar parte del llamado RAI o ASNEF, un mecanismo accesible y ampliamente usado por el sector financiero mundial, por tanto, es una traba para que una persona reflejada como insolvente, acceda a préstamos futuros.

No puedo pagar mi préstamo o deuda, ¿qué puedo hacer?

La decisión más inteligente ante la imposibilidad de pagar la cuota prevista es hacerlo saber a la entidad financiera que otorgó el préstamo. 

De tal manera, que ante la certeza de que en cierto mes o meses será imposible pagar el importe, lo más conveniente es comunicar la situación, a fin de buscar una solución alterna al problema, que eventualmente, favorezca a las partes.

Es habitual en las entidades financieras o crediticias propongan o renegociar la deuda, esto beneficia a ambas partes, por un lado, el ente recupera su capital aunque sea en montos pequeños o con retraso, con el fin de evitar el costo de las acciones judiciales. Mientras que el deudor puede ir pagando poco a poco hasta recuperar su solvencia.

¿Cómo garantizar el pago de mi préstamo?

Ahora bien, con conocimiento de causa sobre las consecuencias asociadas a la falta de pago por concepto de préstamos o créditos, es importante también, saber algunas pautas para evitar incurrir en impagos y saber cómo hacerles frente:

Opta por un préstamo más atractivo

Lo principal, y quizás más importante, es que antes de asumir un préstamo se analicen todos los pros y contras, así como la capacidad adquisitiva, intereses, ofertas del mercado, etc, a fin de optar por la que mejor se adapte a la necesidad y capacidad de pago.

Estimar la TAE por operación

La TAE o tasa anual equivalente, es un indicador que permite al usuario conocer el valor real de un préstamo. Esto significa, que además del interés normal, se deben considerar otros elementos, como las comisiones bancarias, plazo de amortización, monto solicitado, entre otras consideraciones pertinentes. 

Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img