36.5 C
Parla
InicioLeganésEditorial 87: Aquí se engaña el que se deja engañar (2)

Editorial 87: Aquí se engaña el que se deja engañar (2)

- Anuncio -
Banner Horizontal

 52 Visitas

Normalmente el verano anterior es lo que marca el comienzo de esa cuenta atrás. La vuelta del verano alzará el telón de una larguísima precampaña electoral que se intensificará a la vuelta de la Navidad y arderá a partir de la Semana Santa del año próximo hasta llegar al ‘juicio final’ del 28 de mayo.

Durante las horas en las que permanezcan abiertas las mesas electorales, los alrededor de 140 mil leganenses que sean llamados a las urnas serán los únicos responsables de que desde tres semanas después sus calles estén más o menos sucias, sus hijos tengan los colegios de Primaria más o menos arreglados, reformados o limpios; en sus casas se equilibre el gasto entre lo que se paga de impuestos municipales y se recibe como servicios locales; la gestión de su ayuntamiento sea eficaz (o como hasta ahora).

Perpetuar a un mal gobierno al frente de un ayuntamiento es también responsabilidad del que le vota

Pasar cuatro años quejándose y lamentándose ante padres, hijos, vecinos, compañeros de trabajo o vomitando improperios en Redes Sociales es un mal consuelo que no sirve absolutamente para nada de nada. Incluso ni para soltar rabia porque a los que cobran todos los meses sus sueldos (mal pagados en alguno casos y excepcionalmente pagados, en otros) les suele hacer pensar bastante poco puesto que lo hagan bien o mal, cobrarán igual.

Lo que es una verdad incuestionable es que la campaña no es algo solo que deban hacer los políticos. Ellos tienen la obligación moral y profesional de hacerlo siempre. ¿Y usted que está leyendo este editorial? También. Pero no use ideologías para discutir con sus familiares y vecinos, para intentar convencerles de que lo que hemos tenido es mejorable y de que los que aspiran a hacerlo son los que están más cualificados.

Es casi tan fácil ser futbolista del Leganés como político del gobierno de esta ciudad: hay muy poca presión

Si usted es de una asociación, entidad, sindicao o club subvencionado es complicado que puedan hacer apología del cambio. Sin embargo, la experiencia les dice que, salvo en sangrantes casos, seguirán siendo subvencionados salvo que se produzca un cambio excesivamente brusco del gobierno.

Sea como fuere, acceda a información. Es casi tan fácil ser futbolista del Leganés como político del gobierno de esta ciudad. Tiene todo lo malo de una capital de provincia. pero se escapa de la presión mediática de ciudades con poblaciones semejantes. Leganés es la 34ª población de España.

¿Usted cree que en capitales con similar población como Pamplona, Almería, Burgos, Pamplona, Albacete o Santander un gobierno que acumulase tantos tropiezos como el de Leganés estaría tranquilo con 20 medios apretándoles diariamente las tuercas?

Aquí se engaña el que se deja engañar.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img