24.7 C
Parla
InicioCultura'El ángel de fuego' enfrenta al Teatro Real al dolor de las...

‘El ángel de fuego’ enfrenta al Teatro Real al dolor de las secuelas de la violencia infantil

- Anuncio -

La ópera comienza con el himno ucraniano, presentado por la orquesta, en reacción a la invasión rusa.

Madrid, 23 de marzo. (Europa Press) –

El Teatro Real acogió este martes 21 de marzo el estreno en España de ‘El Ángel de Fuego’, una ópera del ruso Sergei Prokofiev, que retrata las consecuencias de la violencia infantil, cuya actuación comenzó con la interpretación de la Tytler Orchestra. Himno ucraniano para “rebelarse contra un ataque horrible” y aumentar la audiencia de pie.

La ópera está basada en la obra homosexual del icónico autor ruso Valery Brosov, en la que la protagonista, Renata -interpretada en la ocasión por la soprano lituana austriaca Standet-.

En la novela Renaissance, ambientada en la Alemania de los años 50 y 60, la ópera se retrata en cinco actos, en los que el espectador se adentra en la mente ajena y herida de Renata. Un viaje que aparece en un bloque de apartamentos se organiza bajo una estructura giratoria que se convierte en una especie de hogar aterrador, con su presentación de videos inquietantes. Todo ello pone en evidencia las deficiencias psicológicas del personaje para encontrar una explicación a las mismas, como explicó anteriormente el director de escena, Calicisto Beattie.

Así, el primer acto muestra a la propia Renata poseída por los malos espíritus que la atormentan desde la aparición de Madeleine en su infancia, un ángel de fuego que ella describe como ojos azules y cabello dorado, sus irritantes.

En medio de su enfrentamiento con el diablo, conoce en el estreno al viajero Ruprecht -el barítono británico Leigh Melrose-, quien lo acompañará en su búsqueda de los condados de Colonia Heinrich, cuyo papel central cree que ha conocido a Metilo. El alcance de la locura en forma humana.

Con ella tuvo un romance que acabó con su cuenta y lo instó a atravesar las dolorosas y reales cicatrices de sus traumas infantiles, que pintaba como una hechicería a los ojos de quienes lo rodeaban; salvo Ruprecht, que va más allá de la explotación. el amor

“Le he dado todo lo que tengo a mi amante celestial”, reza Renata, negándose a amar a Ruprecht por su amor y su cuerpo, mientras se dedica a la magia y el ingenio para encontrar otro ángel. El problema desaparece cuando ella confiesa, finalmente, por qué la tiene pero la rechaza, quien inicia un encuentro y un giro inesperado en el que ella confiesa que está enamorada de Ruprecht.

Luego, el diablo aparece en escena, tratando de llevar a Renata a un conducto y obligándola a participar en un juego sexual forzado en el que Ruprecht se vio obligado a participar. Parece estar tratando de hacer sus necesidades por un momento mientras se da la vuelta en el asiento.

La frustración y la falta de control colectivo permiten a los espectadores el final del programa que termina el programa. Todo el trauma -alejado de los ángeles- de la víctima del personaje, que se ha vuelto sensual, estalla cuando el único elemento de inocencia que arde con ella en escena, y que marca el principio y el final de la ópera.

Incrementos de siete minutos

Esta obra, sin embargo, fue malinterpretada en su época -cuando Prokofiev terminó de escribirla fue rechazada por muchos teatros y no se estrenó en Venecia hasta 1954 en una versión de concierto en Fenis con el autor, ya fallecido-. Real ha crecido. Un aforo al 80%, con siete asistentes, para levantar aglomeraciones durante siete minutos.

Las voces y consignas de “Bravo” se han acentuado con la salida del director musical Gustavo Gamino, quien ha lanzado su propio coro y orquesta, y el yerno de Real, dirigido por Renata y Ruprecht.

Sin embargo, Stundyte se ha encontrado con una ovación de pie. Y es que su papel alcanza “exigencias casi inhumanas”, como ya ha destacado el director artístico, Joan Matabosch. Prokofiev, nacido en Donetsk, actual Ucrania, probó sus “límites” al compilar esta tarea extremadamente desafiante, enfatizó.

“Todos los músicos siempre tienen sus momentos en los que quieren explorar sus límites y cada vez en la historia siempre hay un creador que busca superarlos. En este caso fue Prokofiev”, impresionó en la serie el director musical de Dell’s Works. Sala de chat de chat general

La producción, del Teatro Real en colaboración con la Opernhaus de Zúrich, es la cuarta obra de Prokofiev que se presenta en el Teatro Real desde su estreno en 1997 y podrá verse en las otras nueve funciones hasta el 5 de abril.

En el estreno participaron personalidades como el autor Mario Vargas Luisa, el arquitecto Rafael Monio, el pintor Hernán Cortes o el exministro de Justicia Alberto Ruiz Gillardón, así como la corresponsal de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy. Sala de chat de chat general También estuvieron presentes el Subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, Miguel Sevilla, y Eduardo Fernández de Cultura y Deporte, así como el Presidente de Europa Press, Isis Martín Ciades, o Iberia, Javier Sánchez Prieto, entre otros.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img