20.6 C
Parla
InicioSaludEl envejecimiento crea células auditivas que se pierden

El envejecimiento crea células auditivas que se pierden

- Anuncio -

Madrid, 20 de julio (Europa Press) –

Según publican los investigadores en la revista ‘Nature’, los investigadores han desarrollado una nueva herramienta basada en el descubrimiento de genes que les permite regenerar las células auditivas perdidas a causa del envejecimiento. .

La pérdida de audición causada por el envejecimiento, el ruido y ciertos medicamentos y antibióticos para el tratamiento del cáncer es irreversible porque los científicos no pueden regenerar las células que ya están allí, que se convierten en las células sensoriales de la audición y el oído interno.

Pero los científicos de Northwestern Medicine, Northwestern University, han descubierto un solo gen maestro que programa las células ciliadas del oído hacia afuera o hacia adentro, superando un obstáculo importante que impide que estas células recuperen la audición.

“Nuestro descubrimiento nos proporciona el primer interruptor celular claro para generar un tipo frente al otro”, dijo el autor principal Jaime García-Anoveros, profesor de anestesiología, neurología y neurociencia en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. “Tenemos una herramienta que no está disponible para generar células ciliadas internas o externas. Tenemos un gran obstáculo. “Lo superamos”.

Actualmente, los científicos pueden crear una célula ciliada artificial, pero que no se diferencia como una célula interna o externa, proporcionando las diversas funciones necesarias para producir la audición. El descubrimiento es un paso importante en el desarrollo de estas células específicas.

La muerte de las células ciliadas externas de la cóclea es la causa más común de sordera y pérdida auditiva. Las células se convierten en núcleos y no se reproducen. Las células ciliadas externas se expanden y contraen en respuesta a la presión de las ondas sonoras y amplifican el sonido hacia las células ciliadas internas. Las células internas transmiten esas vibraciones a las neuronas para producir los sonidos que escuchamos.

“Es como un ballet”, explica con asombro García-Anoveros, describiendo el movimiento coordinado de las células internas y externas. “El exterior se dobla hacia abajo y rebota, y los implantes se elevan hacia el interior de la oreja”.

“El oído es un órgano precioso”, continúa, “y en ningún otro órgano de un mamífero se colocan las células con tanta precisión, es decir, con una precisión micrométrica. De lo contrario, no se produciría la capacidad de oír”.

La principal mutación genética que los científicos de Northwestern descubrieron en las células ciliadas del oído es TBX2. Cuando se expresa el gen, la célula se convierte en una célula ciliada interna. Cuando el gen se bloquea, la célula se convierte en una célula ciliada externa.

La capacidad de hacer una de estas células requiere un cóctel de genes, destaca García-Anoveros. Los genes ATOH1 y GF1 son necesarios para generar una célula ciliada coclear a partir de una célula no ciliada. TBX2 se puede encender o apagar para crear la celda interior o exterior deseada.

El objetivo es transformar las células accesorias que se encuentran entre las células ciliadas y brindan soporte estructural en células ciliadas internas o externas.

“Ahora podemos saber cómo preparar específicamente las células ciliadas internas o externas e identificar por qué estas últimas mueren y causan pérdida de audición”, enfatiza García-Anoveros, quien señala que esta investigación aún se encuentra en fase experimental.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img