Frenemos la obesidad y mejoremos nuestra calidad de vida

  • Según la OMS, alrededor de 2.000 millones de personas en el mundo tienen exceso de peso.
  • En España, el 55,6% de los adultos y un tercio de los niños sufren exceso de peso.
  • Más del 13% de los chicos y el 8% de las chicas en España sufren obesidad.
  • La presidenta de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad señala que vivimos en un ambiente obesogénico y que todo lo que nos rodea fomenta la obesidad.

La epidemia de la obesidad en España

Según la OMS, España se encuentra entre los países con mayor porcentaje de población con exceso de peso. El estudio realizado por el Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria revela que más de la mitad de los adultos en España tienen exceso de peso, y un tercio de los niños también sufren esta condición. Los datos son especialmente preocupantes en el caso de la obesidad, ya que más del 13% de los chicos y el 8% de las chicas la padecen. Estos altos índices de obesidad se deben principalmente a un ambiente obesogénico y a la falta de acceso a alimentos saludables y asequibles, así como al sedentarismo.

El impacto del ambiente obesogénico

La presidenta de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad destaca que vivimos en un ambiente obesogénico, en el cual el acceso a alimentos densos en energía y poco saludables es fácil y económico. Además, el sedentarismo y la falta de ejercicio físico contribuyen a la epidemia de obesidad. La experta señala que la obesidad no solo está asociada a comer mal o comer en exceso, sino que también existen factores genéticos y ambientales que influyen en su desarrollo. La falta de acceso a alimentos saludables, la pérdida de la cultura de la cocina mediterránea y las diferencias económicas entre regiones también contribuyen al problema de la obesidad en España.

La relación entre pantallas y obesidad

Otro factor que influye en la obesidad es el uso excesivo de pantallas, especialmente en niños y adolescentes. El tiempo pasado frente a pantallas reduce la actividad física y también puede generar insatisfacción corporal al exponer a los jóvenes a modelos de cuerpos normativos inalcanzables. Esto puede llevar a sentimientos de rechazo y culpabilidad, lo cual contribuye a la aparición de trastornos alimentarios y problemas de imagen corporal. Es importante abordar la obesidad desde una perspectiva integral, teniendo en cuenta tanto los factores genéticos y ambientales como los aspectos psicológicos y sociales que influyen en esta enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *