12.2 C
Parla
InicioSaludHan identificado un efecto potencialmente duradero del COVID-19

Han identificado un efecto potencialmente duradero del COVID-19

- Anuncio -

Madrid, 16 de marzo. (Europa Press) –

Según un nuevo estudio publicado en la revista Radiology, la enfermedad de las vías respiratorias pequeñas en los pulmones es un efecto a largo plazo de Govit-19, que se ha descubierto que causa la enfermedad independientemente de la gravedad inicial de la infección. Se desconocen los efectos a largo plazo, agregan los investigadores.

El autor principal del estudio, Alejandro B. Comallos, MD, es profesor de medicina interna y profesor de medicina pulmonar y de cuidados intensivos en la Escuela de Medicina Iowa Carver.

Los informes preliminares indican que más del 50% de los adultos que han sobrevivido a la infección por SARS-CoV-2 experimentan efectos secundarios graves del llamado covid largo (PASC). Aproximadamente el 30% de las víctimas tienen síntomas respiratorios como tos y dificultad para respirar, incluidos aquellos que han experimentado una infección leve.

El estudio se basó en las observaciones de médicos de la Universidad de Iowa de que muchos pacientes que fueron hospitalizados o tratados de forma ambulatoria con una infección temprana por SARS-CoV-2 luego mostraron síntomas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, como dificultad para respirar y otros síntomas respiratorios. . .

Dr. Gomellos y sus colegas implementaron un protocolo para realizar TC inhalado e inhalado en estos pacientes. La TC inspiratoria realizada después de la inhalación por parte de los pacientes es una técnica de imagen estándar para observar el tejido pulmonar, pero las exploraciones posteriores a la respiración son necesarias para evaluar la retención de aire, en cuyo caso es posible que las personas no puedan vaciar los pulmones mientras respiran. El atrapamiento de viento ocurre en muchas enfermedades obstructivas de las vías respiratorias, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Para el estudio, los investigadores compararon los resultados de la tomografía computarizada con la COVID-19 y los síntomas persistentes en un grupo de control sano. Se incluyeron 100 adultos con COVID-19 confirmado, que tenían síntomas por más de 30 días después del diagnóstico, con 106 participantes sanos.

De los 100 sobrevivientes del Gobierno-19 de 48 años, 67 fueron clasificados como pacientes ambulatorios o fuera del hospital, 17 fueron hospitalizados y 16 requirieron tratamiento en la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante una infección aguda.

Los investigadores encontraron trampas de aire en imágenes de tomografía computarizada de tórax caducadas en el grupo con COVID-19. El porcentaje promedio de daño pulmonar total causado por la obstrucción de las vías respiratorias osciló entre el 25 % en el grupo de pacientes ambulatorios, aproximadamente el 35 % en el grupo de hospitalizados y solo el 7,2 % en los controles sanos. Ocho de los nueve participantes que obtuvieron imágenes durante más de 200 días después del diagnóstico tenían una trampa de viento.

Estos resultados de imágenes muestran que la obstrucción de las vías respiratorias a largo plazo es alta, independientemente de la gravedad inicial de la infección.

El análisis cuantitativo de imágenes de tomografía computarizada de tórax expiradas realizadas con la ayuda de inteligencia artificial sofisticada llamada aprendizaje automático supervisado mostró evidencia de enfermedad menor de las vías respiratorias.

Aunque la enfermedad de las vías respiratorias pequeñas no se comprende por completo, los datos sugieren que puede estar relacionada con la inflamación o la remodelación de las vías respiratorias pequeñas que impiden que el aire se escape de los pulmones.

“Por primera vez, estamos describiendo una enfermedad menor de las vías respiratorias en esta población de pacientes con COVID-19 con síntomas persistentes”, dijo Gomellos. “Algo está sucediendo en las vías respiratorias distales relacionadas con la inflamación o la fibrosis que da la señal de atrapamiento de aire”.

El tiempo promedio desde el diagnóstico hasta la TC de tórax es de aproximadamente 75 días. Los investigadores han notado que la persistencia de los trastornos respiratorios durante este período genera preocupaciones sobre la remodelación permanente de las vías respiratorias y la fibrosis después de la infección por SARS-CoV-2.

Dr. Gomellos y sus colegas siguen a los pacientes en el registro de investigación y quieren ver cuántos están progresando y cuántos tienen hallazgos extraordinarios.

“Si una parte de los pacientes todavía tiene una enfermedad menor de las vías respiratorias, debemos pensar en los mecanismos detrás de esto”, dice, y agrega que “puede estar relacionado con la inflamación recurrente o puede estar relacionado con la cicatrización”. Es irreversible, por lo que debemos buscar formas de prevenir una mayor progresión de la enfermedad”.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img