13.2 C
Parla
InicioInternacionalLa apertura de un parque infantil en el norte de Tanzania provoca...

La apertura de un parque infantil en el norte de Tanzania provoca la salida de los Masai

- Anuncio -
La apertura de un parque infantil en el norte de Tanzania provoca la salida de los Masai

Tanzania quiere asignar 1.500 de los 4.000 kilómetros cuadrados de tierra masai a la reserva de caza.

Madrid, 19 de junio (Europa Press) –

El inicio de las obras para designar unos 1.500 kilómetros cuadrados de tierra en el norte de Tanzania como coto de caza ha creado tensiones con la comunidad masai, obligando a la policía a huir para acusar a los manifestantes y a miles.

Los enfrentamientos recientes, que resultaron en el arresto de alrededor de una docena de líderes comunitarios y heridas a más de 30 personas, incluido un oficial de policía, se centraron en Lolivando, en las afueras del Parque Nacional Serengeti.

Los incidentes se produjeron después de que cientos de miembros de las fuerzas de seguridad fueran enviados al área para instalar tiendas de campaña y establecer límites de reserva, lo que llevó a los Masai a moverse para quitar marcadores y establecer equipos de vigilancia en el área y en el Área Protegida de Negorunguro.

A principios de abril, los líderes masai escribieron una carta a los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea instándolos a trabajar en la preservación de sus tierras ancestrales antes de diseñar el coto de caza administrado. Por una empresa propiedad de los Emiratos Árabes Unidos (UAE).

Este no es el primer intento en los últimos años, aunque ya fracasó por presiones internas y externas. Sin embargo, el gobierno anunció en febrero que los maasai no tenían derechos de propiedad en la zona.

El ejecutivo tanzano también ha argumentado que no busca la expulsión por la fuerza de miembros de la comunidad y ha subrayado que pretende realizar labores de conservación, mientras que los masai conservarán el acceso a unos 2.500 kilómetros cuadrados de terreno.

Según el diario The Guardian, tras los incidentes, fueron condenados a disparar a las fuerzas de seguridad contra los manifestantes y “robar ganado”. “Muchas mujeres fueron golpeadas. Muchas mujeres están aquí, creo que las usaron como armas”.

Otro líder masai criticó a la ONG Survival International en un comunicado: “Nuestro gobierno ha decidido desplegar todas sus fuerzas armadas para expulsarnos de nuestra tierra, hiriendo a muchas personas y dejando a niños varados en los bosques”.

En este sentido, otro miembro de la comunidad destacó que las autoridades de Tanzania “quieren esta tierra porque hay recursos hídricos”. “Los tenemos porque los protegemos. Hemos convivido con animales durante generaciones”, explicó.

Del mismo modo, un activista, que habló bajo condición de anonimato, subrayó que “miles” de miembros de la comunidad se habían visto obligados a huir a Kenia para “buscar asilo”. “Las víctimas no pueden ir a un hospital en Tanzania porque serán arrestadas”, explicó.

Posible “expulsión forzosa”

Como resultado, los expertos de la ONU expresaron esta semana su preocupación por la “continua usurpación de las tierras y hogares tradicionales de los maasai”, al tiempo que criticaron la “falta de transparencia” de los funcionarios de Tanzania.

Están muy preocupados por la divulgación de información de que las fuerzas de seguridad usaron fuego real y gases lacrimógenos el 10 de junio, lo que dejó cerca de 30 heridos leves, entre ellos heridas de bala y la muerte de un policía. Refiriéndose a.

En este sentido, han advertido que los planes del Gobierno podrían incluir el desplazamiento de 70.000 maasai en las ciudades de Oulu, Sulaimaniyah, Kertalo y Arash, a pesar de que el Tribunal de Justicia de África Oriental emitió un veredicto en 2018 y espera que este número un veredicto. Decidir sobre esto el 22 de junio.

Los expertos dijeron que el número de desplazados en Angurongoro y Lolivando podría llegar a 150.000.

También advirtieron que “esto podría poner en peligro la supervivencia física y cultural de los Masai en nombre de la ‘conservación de la naturaleza’, el turismo de safari y la caza de trofeos, independientemente de que los Masai tradicionalmente se asocien con la tierra, las tierras”. recursos y la clave. Desempeñan un papel en la protección de la biodiversidad”.

Hacemos un llamado al gobierno de Tanzania para que suspenda de inmediato los planes de reubicación de los residentes de Lolivando y el Área Protegida de Angorunguro y para que inicie consultas con los maasai, incluidos contactos directos con el Consejo del rebaño de Angorunguro, para definir conjuntamente los desafíos de protección ambiental. Y han resuelto las mejores formas de solucionarlos manteniendo una posición basada en los derechos humanos”.

Por su parte, el comisionado regional de Arusha, John Mongla, explicó que cerca de 300 residentes del Área Protegida de Negorunguru -declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010- se habían registrado para mudarse a la aldea de Mesumra, en la región de Tanga.

“Se está fortaleciendo la infraestructura porque ya se han construido 103 casas y comenzará la primera fase de evacuación de ganado, propiedades y residentes. Estamos listos para eso”, dijo, según el diario tanzano Citizen.

“Una catástrofe humana”

Por eso, la investigadora de Survival International, Fiore Longo, advierte que “lo que está pasando en Lolivando se está convirtiendo rápidamente en una catástrofe humana que revela el verdadero rostro de la conservación de la naturaleza”.

“Los maasai fueron fusilados solo porque querían vivir en paz en sus tierras ancestrales y abrir todas las vías para la caza y la ‘protección’”, dijo en un comunicado emitido por la organización.

“Muchos de los maasai que enfrentan violencia hoy en día fueron expulsados ​​del Serengeti en 1959 por las autoridades coloniales británicas”, dijo. Lo que está sucediendo hoy es de hecho una continuación del pasado colonial.

Por eso, subrayó que esa es la “realidad de la conservación de la naturaleza en África y Asia” y agregó que estos procesos incluyen “violaciones diarias de los derechos humanos de los pueblos indígenas y comunidades locales para que los ricos puedan ir de caza y safaris”.

“La teoría es que los seres humanos, especialmente los no blancos, son una amenaza para el medio ambiente en las áreas protegidas, pero los pueblos indígenas han vivido allí durante generaciones. Estas áreas ahora son importantes áreas de conservación de la naturaleza, precisamente porque son nativos”. cuidarlos bien”, dijo Lango.

Amnistía Internacional se ha sumado a las críticas, señalando que “esta deportación brutal y a gran escala es asombrosa”, antes de explicar que “las autoridades de Tanzania nunca deberían haber utilizado la zona para fines privados sin consultar a los masai”. Una sociedad cuyo sustento depende de su patria ancestral.

“Si continúa la incautación, el sustento de la comunidad maasai y su forma de vida estarán en peligro”, dijo Depros Mochena, director de la ONG East-South Africa, que ha pedido que se detenga la operación. Demarcación y seguridad en Lolivando para abrir proceso de negociación.

“Se deben brindar soluciones adecuadas a todos los afectados y se debe abordar la violencia brutal que se ha producido en los últimos días”, subrayó Mochena. En este sentido, pidió investigaciones “rápidas, eficaces e independientes” para “llevar a los responsables ante la justicia en un juicio justo”.

Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img