La impactante aparición de Alexia de Orange-Nassau en Prinsjesdag junto a la familia real

El debut institucional de Alexia de los Países Bajos

El tercer martes de septiembre es una fecha de especial significado en los Países Bajos, pues es aquí cuando se oficializa la apertura del Parlamento tras el verano. Este año, el evento adquirió aún más relevancia debido a la impactante aparición de Alexia de Orange-Nassau, la hija mediana de los reyes Guillermo y Máxima. A sus 18 años, Alexia ha comenzado a formar parte de la agenda institucional de la Familia Real y ha participado por primera vez en este acto tan importante.

Un vestido rosa fucsia y un discreto tocado

Para su debut en Prinsjesdag, Alexia lució un elegante vestido rosa fucsia de manga larga con una pequeña capa decorada con cintas de seda. Complementó su look con un discreto tocado que recogía su cabello hacia un lado y dejaba ver unos impresionantes pendientes de diamantes. Además, llevaba la banda y la gran cruz de la Orden del León de los Países Bajos, demostrando su estatus como miembro de la realeza.

La princesa rebelde

Alexia, al no ser heredera al trono, goza de más libertad que su hermana mayor Amalia. Sin embargo, esto no ha evitado que protagonice algunas polémicas y se gane el apodo de “la princesa rebelde”. En las redes sociales han circulado vídeos de ella disfrutando de fiestas con sus amigas y fumando tabaco antes de cumplir la mayoría de edad. Aunque estos perfiles han sido borrados rápidamente para proteger su privacidad, demuestran que Alexia tiene una personalidad única y no teme romper con las normas establecidas.

El futuro de Alexia

Tras finalizar sus estudios de Bachillerato Internacional en el UWC Atlantic College de Gales, donde coincidió con la princesa Leonor de España, Alexia ha decidido tomarse un año sabático antes de hacer planes para su futuro. Aunque aún no ha revelado cuáles son sus aspiraciones, se espera que siga los pasos de su madre, la reina Máxima, y se involucre en causas sociales y humanitarias.

En resumen, la aparición de Alexia de Orange-Nassau en Prinsjesdag ha sido impactante y ha marcado un hito en su vida como miembro de la Familia Real de los Países Bajos. Con su elegante vestido y su actitud rebelde, Alexia ha demostrado que tiene personalidad propia y está lista para enfrentar los desafíos que le depara el futuro.