38.8 C
Parla
InicioGriñónMatthew McConaughey, nacido en Uvalde, estalla en la Casa Blanca frente a...

Matthew McConaughey, nacido en Uvalde, estalla en la Casa Blanca frente a la inacción sobre las armas

- Anuncio -

Corresponsal en Nueva York
Actualizado:

Guardar

Matthew McConaughey dio un puñetazo, tanto literal como emocional, este martes en su visita a Washington para tratar de llamar la atención y mover voluntades en el debate sobre el control al acceso a armas de fuego. El actor se reunió con los líderes políticos del país, en un momento en el que se han reavivado los esfuerzos para mejorar los controles sobre quién puedo comprar de forma legal un rifle de asalto, como hizo un joven de 18 años nada más cumplir la mayoría de edad en Uvalde (Texas), donde a los pocos días lo utilizó para regar con tiros una clase de una escuela y
matar a 19 niños y a sus dos profesoras.

Uvalde es un lugar muy cercano para McConaughey.

Nació y se crió en
esa pequeña localidad perdida del mundo en Texas, entre ranchos al norte y campos de cultivo al sur. En cuanto se enteró de la matanza, cogió el coche
con su mujer -la modelo Camila Alves- y sus hijos y se fue para su patria chica. Allí ha pasado días con víctimas, familiares y vecinos. Y después se han plantado en Washington para evitar lo de siempre: que los llamamientos para mejorar la regulación a las armas que ocurren tras cada masacre no vuelvan a acabar en nada.

«Este vez parece que puede ser diferente», dijo McConaughey desde el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca, después de reuniones con congresistas y miembros de la Administración Biden. «Hay una sensación de que tenemos un camino viable hacia delante, de que hay partes responsables en este debate comprometidas a sentarse y tener una discusión seria», aseguró, quizá con un optimismo excesivo, sobre las negociaciones entre demócratas y republicanos, con estos últimos cerrados hasta ahora siempre en bloque a
cualquier endurecimiento relevante de la legislación.

Cuerpos irreconocibles identificados por sus zapatillas

Fue un discurso emocionado de McConaughey, sobre todo cuando citó a varias de las víctimas y los sueños incumplidos que deja su muerte. Habló, entre otros, de
Alithia Ramírez. Enseñó su foto con birrete de graduada de escuela de primaria. Y uno de los dibujos de esa niña que soñaba con estudiar arte en París. También de Maite Rodríguez, que quería vivir junto al mar y ser bióloga marina. La mujer del actor, Camila, presente en la sala de la Casa Blanca, tenía en su regazo las zapatillas verdes con un corazón en el lado derecho -un guiño al amor de la niña por la naturaleza- que Maite llevaba el día de la tragedia. «Es lo único que permitió identificarla», relató McConaughey, lleno de dolor y de rabia, que pegó un puñetazo contra el atril con el sello presidencial de EE.UU. al recordarlo.

El actor contó cómo un especialista funerario de Uvalde le explicó que para preparar a los cadáveres para sus funerales «no bastó con maquillarlos para que estuvieran presentables. Necesitaron una reconstrucción total. ¿Por qué? Por las tremendas heridas de salida de un rifle de asalto AR-15. Muchos de los cuerpos estaban tan multados que solo un test de ADN, o unas zapatillas verdes, pudo identificarlos. Muchos niños no solo estaban muertos, sino huecos».

La mujer del actor, la modelo Camila Alves, con las zapatillas verdes de Maite Rodríguez, una de las víctimas de la matanza de Uvalde
La mujer del actor, la modelo Camila Alves, con las zapatillas verdes de Maite Rodríguez, una de las víctimas de la matanza de Uvalde – EFE

McConaughey aseguró que en Uvalde él aprendió, desde niño, a disparar. Fue allí donde le enseñaron a «apreciar el poder y la capacidad de lo que llamamos un arma de fuego» y donde aprendió lo que es ser un «propietario responsable de un arma».

En su opinión, ser un «propietario responsable de un arma» y la regulación de su acceso no está en contradicción con el respeto a la Segunda Enmienda de la Constitución, la que impone el derecho a portar armas y por la que los republicanos
-con el músculo del ‘lobby’ de esa industria- se niegan a cualquier cambio regulatorio.

«Los verdaderos valores americanos son controlar el acceso a las armas»

«Necesitamos controles sobre el historial de quien compra un arma», defendió McConaughey. «Necesitamos elevar la edad mínima de edad para comprar un rifle de asalto a 21 años, y un lapso de espera para cerrar la transacción. Necesitamos leyes de ‘banderas rojas’ (evitan que alguien con comportamiento violento o suicida pueda comprar) y que haya consecuencias para quien abusa de ellas».

Son propuestas que, según el actor, reflejan los verdaderos valores americanos y para las que la mayoría de propietarios de armas estarían de acuerdo: «Debería ser un asunto que pone de acuerdo a los dos partidos».

«La gente en el poder no ha sido capaz de actuar», dijo sobre los legisladores. «¿Pueden ambos bandos elevar la discusión, dejar de tratarlo como un problema político y admitir que tenemos un problema sobre preservación de vidas?».

«Debemos mostrar coraje y honrar nuestras obligaciones morales, no nuestra afiliación de partido», rogó en un mensaje a los republicanos. «No podemos ser líderes de verdad si solo vivimos para nuestra reelección».

McConaughey es una figura popular entre republicanos y demócratas. Durante un tiempo,
barajó la posibilidad de presentarse a la elección a gobernador de Texas, que toca este noviembre, como candidato independiente. Muchos pensaban que tendría posibilidades reales de ganar. Finalmente no lo hizo. Con discursos como este, no es de extrañar que se convirtiera en favorito instantáneo.

Ver los
comentarios

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img