9.3 C
Parla
InicioSalud¿Pueden SARS-CoV-2 y de madre a hijo transmitir Govit-19 durante el embarazo?

¿Pueden SARS-CoV-2 y de madre a hijo transmitir Govit-19 durante el embarazo?

- Anuncio -
¿Pueden SARS-CoV-2 y de madre a hijo transmitir Govit-19 durante el embarazo?

Madrid, 17 de marzo. (Europa Press) –

Las mujeres embarazadas pueden portar el virus SARS-CoV-2 en la sangre, la placenta, el líquido amniótico y la leche materna, por lo que tienen la capacidad de transmitirlo a sus bebés. Sin embargo, existen importantes lagunas de conocimiento sobre los riesgos para los niños cuando las madres se infectan con el SARS-CoV-2.

Según un estudio reciente de BMJ, menos del 2% de los bebés nacidos de madres con SARS-CoV-2 dan positivo para el virus que causa la infección Govt-19 al nacer.

Aunque el riesgo de transmisión es muy bajo, los resultados muestran que los hijos de madres con infecciones más graves tienen más probabilidades de tener una prueba positiva. Sin embargo, la evidencia actual no respalda medidas como la cesárea, la separación de la madre y el bebé al nacer o la alimentación con fórmula para prevenir la propagación de COVID-19 a los bebés.

Para abordar esta pregunta, un equipo internacional de investigadores revisó casi 500 estudios en los que participaron 28 952 madres con covit-19 que acudieron al hospital por cualquier motivo.

Su objetivo era evaluar las tasas positivas entre los bebés nacidos de madres infectadas con el virus, el tiempo de transmisión de madre a hijo, los efectos en los niños con el virus y si los factores relacionados con el parto, el parto o la lactancia aumentaban el riesgo de niños. Infectado.

La mayoría de los estudios son de Europa, Asia Central y América del Norte, y aunque tienen un diseño diferente y una calidad diferente, los investigadores pudieron tener esto en cuenta en su análisis.

En general, el 1,8 % de los 14.271 bebés nacidos de madres infectadas con el SARS-CoV-2 dieron positivo mediante PCR. Este número se redujo a solo el 1% cuando la prueba se realizó solo en niños que estaban infectados con el virus antes o al nacer.

De los 592 bebés positivos, con datos sobre el tiempo y tipo de exposición y el tiempo de la prueba, 14 confirmaron confirmación de transmisión de madre a hijo: siete antes del nacimiento (en el útero), dos durante o después del parto (intraparto) y cinco durante el posparto. Duración (hasta 10 días después del nacimiento).

De los 800 bebés positivos con datos de resultados, 20 fueron mortinatos, 23 fueron mortinatos (dentro de los primeros 28 días de vida) y ocho fueron pérdidas tempranas del embarazo; Al final del seguimiento, 749 niños estaban vivos.

Es más probable que los bebés den positivo en la prueba de COVID-19 si su madre tiene una infección grave por COVID-19, ingresa en la unidad de cuidados intensivos, tiene una infección o muere poco después del parto.

Sin embargo, no se encontró correlación entre el resultado positivo del bebé y el estado del embarazo afectado de la madre (tres meses), parto prematuro, parto, lactancia o cuando nacieron la madre y el bebé.

Además, las tasas de positividad en los estudios norteamericanos varían del 0,1 % al 5,7 % en América Latina y el Caribe.

Los investigadores reconocen las diferencias en las definiciones de Covit-19 grave y leve, así como algunas limitaciones, incluidos los tipos de pruebas utilizadas, el tiempo y la precisión.

Sin embargo, sus análisis integrales nos permitieron estimar la solidez de sus hallazgos al calcular el momento de la infección materna y las pruebas en niños y regiones. Y dado que se trata de una revisión del estilo de vida, los resultados se actualizarán constantemente a medida que surja nueva evidencia.

Por lo tanto, “las tasas generales de SARS-CoV-2 positivo son más bajas en los bebés nacidos de madres con infección por SARS-CoV-2” y “pueden estar asociadas con SARS positivo -CoV-2 en bebés con cov- materna grave, pero después del parto, la lactancia materna , o amamantando- No hay contacto con los niños “.

Advierten que es importante tener en cuenta el panorama cambiante de la infección por COVID-19, así como “la propagación de COVID-19 en diferentes regiones, incluido el impacto de la vacuna y los efectos de las variantes conocidas y crecientes del SARS”. “-Transmisión de CoV-2 de madre a hijo”.

En general, los resultados de esta revisión son prometedores, pero ilustran la falta de datos de alta calidad sobre los riesgos de la COVID-19 en los niños, dice Catherine McLean Birkil en el editorial adjunto.

Aunque actualmente no hay evidencia de que se deban cambiar las prácticas óptimas de atención prenatal, los partos en hospitales a menudo involucran a docenas de nuevas madres y bebés, lo que dificulta determinar la aparición de la infección en los recién nacidos.

Establece que las diferencias entre regiones, como el uso uniforme y adecuado del equipo de protección personal, tienen menos probabilidades de infectar a los recién nacidos si se toman las medidas preventivas adecuadas en los períodos posparto y postnatal.

“Debido a que no hay vacunas disponibles para bebés y niños pequeños, es importante tener buenos datos disponibles para informar a los padres y proveedores de atención médica sobre las decisiones compartidas apropiadas sobre el cuidado perinatal”, concluye.

Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img