17.9 C
Parla
InicioLeganésUD Las Palmas-CD Leganés (4-2): Un rato de 'caraja' , un rato...

UD Las Palmas-CD Leganés (4-2): Un rato de ‘caraja’ , un rato de sueño y un rato de mazazos

- Anuncio -
Banner Horizontal

 30 Visitas

  • En un cuarto de hora (23′ al 37′), los canarios dieron la vuelta al gol inicial de los pepineros

  • Un insólito gol de rechace en las piernas del defensor local Lemos permitió al Lega esperanzarse

El arranque del partido ofreció una sensación rara en los ‘pepineros’. Era como si el Estadio de Gran Canaria se le hiciese demasiado ancho a los de Nafti que se plegaban mucho más hacia dentro que hacia los lados. Algo que generó otra sensación: la UD tomaba el mando del balón. Curioso que el primero que se diese cuenta fuese el lateral diestro de los ‘de verde’, Nyom, que pedía ensancharse a los suyos. Buen consejo.

Los dos contendientes vivían en el alambre de sus peculiares cuentas. La victoria canaria les dejaba a cuatro puntos del último puesto de fase de ascenso. En el caso del Leganés se alargaba la cuenta hasta los seis. Estirar las opciones sigue siendo cosa de las Matemáticas, de los deseos y de los sueños. Aquello de que sea posible…

El Lega intentó, en cuanto se pispó de que iba el cuento, subir la línea de presión lo más arriba posible. Eso que sin saber porqué se han empeñado en llamar ahora ‘presión alta’ (lo podían llamar también presión en posicionamiento avanzado, pero eso ya queda más feo para el debate entre culturetas futbolísticos). Nafti mandó a los suyos lo más arriba que pudo. Y semejante gesto cambió la inclinación del campo. Los visitantes respiraban. No era mucho, pero era menos que nada.

La locura

Porque de la nada salió la UD en el minuto 17 con un centro de Jesé desde la derecha con mucha mala leche que Dani Jiménez pudo blocar sin pasar a mayores. En la continuación de la acción, acabó el balón en la media luna canaria en el sitio en el que Rubén Pardo no suele fallar una falta. Lo hizo. Dio a la barrera. Y alzó el telón de los minutos de la locura absoluta.

El rechace terminó en Cissé que encontró el único hueco posible que había en vertical y regaló un pase maravilloso de gol  a Qasmi que estaba perfectamente habilitado. Visto y no visto. A los 20 minutos, el Lega se había puesto por delante. Mucha alegría y poco tiempo para disfrutarlo. En el tonteo posterior terminó un balón en el mismo centro del área, en ese sitio donde los centrales expeditivos no conceden un centímetro, y Lemos le dejaba el empate a Sadiku. Dos minutos después, la igualada. Seguía la fiesta.

El Lega entró en estado de ‘shock’. La UD, de nuevo, intentó buscar todo el ancho que pudiese, apretando lo que podía. Los de Nafi estaban como el presentador de los Óscar ante Will Smith. Jesé tuvo la siguiente y pudo sacarla el portero leganense pero… Cuando hay cosas que no se controlan llegaba, ante la perplejidad visitante, un golazo de Kirian desde fuera del área. Menos de seis minutos habían pasado del gol de Qasmi. Seis minutos después el Lega perdía.  Pero no solo perdía el partido, perdía el espíritu y parte del alma.

¿La puntilla?

Los de Nafti estaban entre la respiración asistida y el coma. No porque lo hicieran mal sino porque estaban a merced de los de García Pimienta. Iban y venían al ritmo que iban marcando los canarios. No había propuesta visitante. Daba la sensación, seguramente solo fuese una sensación, que estábamos ante la rendición y, casi, el final del sueño. El Lega tenía que apretar lo que no apretaba para dar la vuelta a un marcador de la que se alejaba cada vez más.

Ante la duda, como apuntan las Leyes de Murphy, todo puede ir peor. Y lo fue. Cissé levantó la mano izquierda donde no debía. Le dio en la cara a Kirian y dio a la UD la posibilidad de dar ‘¿la puntilla’? al partido. La pena máxima fue muy pena y muy máxima para los madrileños. A ocho minutos del descanso, Las Palmas aventajaba en 3-1 al Lega. A los canarios les faltaba un tanto para igualar la goleada (4-1) de Butarque. Tiempo tenían.

Descanso, refrigerio y… Cambios

Nafti tocó con extrema prudencia el once. Decidió sacar de campo a dos amonestados y entrada a dos jugadores en sus mismos puestos: Sergi Palencia en el lateral derecho, y Borja Garcés, en la punta. Idéntica decisión tomó el técnico local: el amonestado Coco se quedó en el vestuario. Eran cambios necesarios. Sin embargo, la sensación de la puesta en escena del segundo tiempo fue mucho mejor que había sido durante gran parte de la primera.

Cerrada la primera hora de partido, la cita entró en un extraña sensación de que a los locales les valía con lo que tenían y los visitantes no sabían como salir de lo que tenían encima. En esa compleja dinámica el reloj iba diciéndole a las piernas que cada vez iba a ser más complicado lo de cambiar la suerte del partido. La cita se puso en ‘tempo’ amarillo. Solo había una manera de entrar en el partido, valga la perogrullada, hacer el segundo gol para intentar hacer el tercero. Algo que podía haber sucedido en el minuto 70.

Tuvo que ser el VAR el que dijese al colegiado que parase para revisar. La revisión se dilató porque primero había que comprobar si la jugada estaba validada o invalidada por fuera de juego para después comprobar si el balón había atravesado por completo la línea de meta. La jugada fue tan rara que el rebote del balón fue a las piernas del local Lemos tras haber disparado Javi Hernández. El Lega se había abierto una puerta para esperanzarse. Podía hacerle daño a la UD.

Y se acabó

Pues otra vez la esperanza le duró a los pepineros un suspiro. A los cuatro minutos, otra vez en un garrafal error defensivo del muro defensivo visitante, tuvo que lucirse el portero, pero tres tipos bailando un vals en solitario eligieron a quién le caía mejor el remate. Lo  hizo Sadiku. Empujó el 4-2. Entre palos, suspiros, mazazos y esperanzas, el partido se había ido yendo.

LALIGA (Segunda división. Jornada 33ª)

UD LAS PALMAS, 4; CD LEGANÉS, 2

UD LAS PALMAS: 13. A. Vallés; 14. Lemos, 6. Cubero, 29. Coco (16. Raúl Navas, 45′), 30. Cardona; 20. Kirian (15. Fabio, 90′), 22. Mfulu, 21. Jonathan Viera (25. Rober, 65′),  17. Óscar (8. Maikel, 65′) ;  10. Jesé (11. Ramírez, 82′), y 19. Sadiku,

CD LEGANÉS: 25. D. Jiménez; 22. Nyom (2. S. Palencia, 45′), 6. Sergio G. 15. Giraudon, 20. Javi Hdez; 32. Cisse (19. Perea, 53′), 18. R. Pardo, 10. José Arnáiz, 7. Rober Ibáñez (12. Randelovic, 65′); 21. Qasmi (28. Borja Garcés, 45′) y 24. Bautista. (11. Juan Muñoz, 76′).

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (Colegio Gallego). Amonestó a los locales Coco (29′), Cubero (88′) y a los visitantes Cissé (36′), Nyom (39′), Qasmi (42′), Palencia (53′), Giraudon (57′), Rubén Pardo (80′). Expulsó al segundo entrenador de la UD.

INCIDENCIAS: Estadio Gran Canaria.

GOLES: 0-1 (20′) Qasmi, tras pase de Cissé. 1-1 (23′) Sadiku, en el área pequeña 2-1 (26′) Kirian, desde fuera del área.  3-1 (37′) Jonathan Viera, de penalti. 3-2 (70′) Lemos, en propia puerta. 4-2 (75′) Sadiku.

Banner Horizontal

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img