19.8 C
Parla
InicioNacional"Alguien grita 'cariño', cállate y te abrazan como su salvador"

«Alguien grita ‘cariño’, cállate y te abrazan como su salvador»

- Anuncio -



MADRID, 11 de septiembre (EUROPA PRESS) –

Los oficiales del Equipo de Operaciones Especiales (GEO) recuerdan cuando regresaron a España desde Afganistán, país del que partieron las últimas personas con el embajador, el ejército y el cuerpo diplomático a cargo del plan de evacuación, que en una situación caótica «hermandad» entre hombres con uniformes de diferentes nacionalidades con ganas de ayudar al mayor número posible de personas, y conociendo de antemano el riesgo de ataque.

José dijo a Europa Press, uno de los 17 agentes de policía de GEO y la Unidad de Intervención Policial (UIP) que sirvió en la evacuación de más de 2.000 afganos.

Su compañero Ismael agregó: «O cuando levantas a un bebé, alguien grita ‘bebé, bebé’ y todos están callados, nadie empuja, así que él pasará a la gente en la habitación. Sus brazos». De todas las experiencias de vivir esos días dolorosos y probados por el tiempo, sobre todo han salvado la vida de muchos afganos, incluidos niños, y la memoria de los marines que murieron en un ataque a la entrada de un aeropuerto.

MADRE DE VIDA

«Unas horas antes de que estuviéramos allí y fueron ellos quienes nos echaron para asegurar esa zona», recuerda José de la Infantería de Marina que perdió la vida en un ataque el 26 de agosto en la ‘Puerta del Monasterio’ a la entrada del aeropuerto de Kabul. . «En última instancia, no es España, Francia, Italia, Alemania o Estados Unidos, es un ejército multinacional», dijo Ismael.

Ambos policías de GEO, la unidad de élite de la Policía Nacional, valoran la cooperación entre uniformados, que es continua y recíproca. Un reflejo de esto es el intercambio entre la policía y el ejército sobre los parches de identidad de su unidad. «Aunque no es oficial, desde el primer momento todos supieron que era posible un ataque», admitieron.

Ismael explicó: «La situación era muy caótica en ese momento. Un primer plan salió bien y otros países lo copiaron, por lo que no fue factible deshacerse de la gente por ese método», explicó Ismael al hablar del lema a los afganos. . gritaron «España» y tendieron paños rojos y amarillos, para que pudieran ser identificados entre los miles, luego subieron a un avión militar y salieron de Kabul.

CAMBIAR DE PLAN EN SITUACIÓN DE CAOOS

Gracias al conocimiento previo que tenían en el campo de sus años como oficiales de seguridad en la Embajada, los GEO optaron por utilizar el sistema de alcantarillado que conecta el aeropuerto con las calles vecinas. «Son unos metros», señalaron, «pero eso es lo que hay en una zona militar, con muy poca accesibilidad».

Afuera, cada vez más personas están desesperadas por hacerse un tapón, en algunos casos, en zanjas insalubres sin agua y con condiciones duras porque generalmente hace mucho calor en Kabul durante el día pero por la noche hace mucho frío.

Ismael dijo: «Hay personas que pueden llevar a una madre oa uno de sus hijos al aeropuerto, pero otros se quedan afuera. Incluso cuando se muestran fotos y videos, es difícil describir el ambiente. Existe».

«Afuera está el ‘puesto de control’ de los talibanes, que a veces es extremadamente violento contra los lugareños; la complejidad de sacar a la gente es máxima y muy variable», continuaron estos oficiales, sin embargo, intentan permanecer atentos al nivel de detalle de sus acciones. para no dañar las operaciones futuras.

DOCUMENTOS SENSIBLES ELIMINADOS

Uno de los aspectos que comentaron, como sucedió durante el funeral que le dedicaron el jueves en presencia del secretario de Gobernación, Fernando Grande-Marlaska, y del secretario de Estado, José Manuel Albares, fue que siguieron a la protocolo que tenían anteriormente en el caso de una evacuación de la Embajada, eliminando información sensible.

«Cada miembro del equipo tenía una tarea: destruir documentos que pudieran afectar la seguridad del personal diplomático o colaboradores, preparar vehículos, recoger pertenencias …», relata Ismael. Entre ellos se encontraba la bandera nacional ondeando en la Embajada y la bandera en memoria de dos de sus colegas que murieron en Kabul en un atentado en 2015.

Durante este homenaje en el Complejo Canillas, el Superintendente de Policía, Francisco Pardo, calificó a los agentes de «buena gente». «Funcionarios ejemplares», agregó, recordando el mensaje que el equipo de seguridad de la embajada envió a un oficial de policía cuando comenzó el plan de evacuación: «Todos nos quedaremos con esos afganos más allá de la humanidad hasta el final».

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

¡Conectemos!

[td_block_social_counter facebook="101248865438952" manual_count_facebook="16985" manual_count_twitter="2458" style="style3 td-social-colored" f_counters_font_family="450" f_network_font_family="450" f_network_font_weight="700" f_btn_font_family="450" f_btn_font_weight="700" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLWJvdHRvbSI6IjMwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ==" twitter="https://twitter.com/prensa_madrid"]

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img