26.8 C
Parla
InicioNacionalAN admite una demanda contra ocho exdirectivos de ETA por el atentado...

AN admite una demanda contra ocho exdirectivos de ETA por el atentado de Sangüesa donde murieron dos policías

- Anuncio -



Es uno de los últimos ataques de la banda, perpetrado en los llamados ‘meses de Titadine’

MADRID, 12 de abril (Diario Europeo) –

El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal admitió haber tramitado una denuncia presentada por la Asociación por la Dignidad y la Justicia contra ocho exdirigentes de ETA por un atentado de la banda en 2003 en la ciudad navarra de Sangüesa, en el que participaron dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Según un auto del pasado jueves, obtenido por Europa Press, el curador del Juzgado Central Directivo número 1 otorgaba la condición de sujeto pasivo para garantizar su derecho a la defensa y la “supuesta responsabilidad” a miembros de la ejecutiva de ETA. El comité -conocido como ZUBA- “tomó la decisión” de llevar a cabo el ataque.

En concreto Juan Fernández Iradi ‘Susper’; Gorka Palacios ‘Andoni’; Garikoitz Aspiazu ‘Txeroki’; Aitzol Iriondo ‘Gurbitz’; Félix Ignacio Esparza ‘Gaba’; Mikel Albisu ‘Mikel Antza’; Ramón Sagarzazu ‘Ramontxo’ y María Soledad Iparaguirre ‘Anboto’. Además, la asociación también dirigió cargos contra los autores de documentos contra Garikoitz Arruarte y Gorka Lorán.

El juez recogió brevemente sus motivos en la denuncia de 136 páginas a la que tuvo acceso el organismo. En él, se centra en un período -los años 2003 y 2004- en los que la pandilla “cada vez más acorralada y debilitada ante la labor de las fuerzas y organismos de seguridad del Estado”.

Entonces, “si otro período de la banda se denominó ‘años principales’, la segunda mitad de 2003 fueron los ‘meses de Titadine'”. De esta forma, el comité ejecutivo de ETA repartió gran cantidad de este explosivo a sus distintos mandos para realizar atentados, como el de Sangüesa.

BUSCAN “CREAR UN GRAN ESTADO”

“ZUBA, es decir, los primeros ocho acusados ​​aquí, que han estado al mando de ellos todo el tiempo, han logrado crear un estado de absoluto horror, sin saber de dónde vendrá el próximo ataque.

En esta línea, y refiriéndose a la querella, Abascal señala que la cadena de atentados iniciada el 30 de mayo de 2003 con los hechos de Sangüesa “no fue diferente al inicio de un ‘atentado’ terrorista, un punto de inflexión estratégico , evidentemente. diferente mes o año atrás y que ha plagado la geografía española con tales artefactos explosivos, con un total de 18 atentados. sólo hasta el 26 de diciembre de ese año”.

En “una secuencia de al menos 18 ataques de Titadine en 6 meses, un ataque de Titadine cada 10 días en algún lugar de España entre el 30 de mayo y el 26 de diciembre de 2003”, dijo el grupo.La asociación señaló que ZUBA y los primeros ocho acusados ​​en el La variedad de comandos que actuaron no lo hicieron con municiones, sino con una gama limitada de vehículos explosivos.

ATAQUES “CON LA TITADADINA COMO MEDIO”

En cuanto a Dignidad y Justicia, recordó el juez, “se repitió el patrón, se ve la estrategia de terror y delincuencia de aquella ETA (es decir, su estrategia específica ZUBA): los atentados con Titadine. como medio de comisión”. “Apostaron todo a eso, hubo un punto de inflexión marcado, un cambio, que hizo eliminar por completo otras formas de ataque terrorista. Y esa fue la elección estratégica del comandante terrorista, de ZUBA”, argumentó. Para el juez, estas circunstancias “revelaron por primera vez un delito”.

Y, para los presuntos autores, el juez señaló que Garikoitz fue detenido en San Sebastián con una mochila que contenía 25 kilogramos de explosivos, un cordón detonador, un cronómetro, una pistola, una peluca y un billete de tren entre Irún y Madrid. Poco después, Loran fue detenido en Hernani (Guipúzcoa) en su domicilio, donde se refugió tras presentar en el mismo tren una maleta que contenía cerca de 20 kg de explosivos con temporizador para explotar a las 15.55 horas.

Para admitir la denuncia, el juez consideró un informe elaborado por la Dirección General de Información de la Policía en 2014 titulado ‘Miembros de los órganos de gobierno de ETA’. “Todos los factores que involucraron a pandilleros en diversas actividades que permitieron realizar un ataque fueron tomados en cuenta y aceptados como creíbles y razonables”, explicó.

Entre estos indicios figura la “función decisiva y necesaria del máximo órgano de decisión de la banda terrorista para que se materialice un acto de terrorismo, y el papel relevante de los imputados en ETA, y más concretamente en su comité ejecutivo, se refería con órdenes de preparar y ejecutar el “ataque de Sangüesa”.

OFICIAL DE VÍCTIMAS CERCA DE LA ZUBA

En los últimos meses, un atentado iniciado por asociaciones de víctimas de organizaciones terroristas en la Audiencia Nacional ha asediado a los exdirigentes de ETA ‘Mikel Antza’ y ‘Anboto’ y otros como ‘Iñaki de Rentería’ y ‘Josu Ternera’, que están inmersos en investigaciones para tratar de determinar si son los autores intelectuales de algún asesinato o atentado de pandillas.

Así, y aunque el juzgado ha encontrado tres personas como autores del asesinato del teniente de alcalde de San Sebastián Gregorio Ordóñez, el juez Abascal investiga si ‘Mikel Antza’ e ‘Iñaki de Rentería’ tienen la responsabilidad de ordenar o no.

Tal es el caso del Juzgado Directivo Central VI, que en marzo del año pasado admitió la querella también presentada por Dignidad y Justicia y acordó reabrir la investigación por el asesinato del comisario del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco para intentar determinar quiénes eran los dirigentes. de la organización terrorista ETA fueron los encargados de planificar y ordenar el atentado del 7/12/1997.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img