27.9 C
Parla
InicioNacionalCataratas por las críticas de Albares en el Parlamento por el cambio...

Cataratas por las críticas de Albares en el Parlamento por el cambio de postura de Sáhara

- Anuncio -



El PP critica el “oscurismo” de Sánchez y le acusa de causar un daño “indescriptible” a España: “Vergüenza” es poca

MADRID, 23 de marzo. (Diario Europeo) –

La oposición dentro del bloque, y no solo PP, Vox y Ciudadanos, sino también los tradicionales aliados parlamentarios del Gobierno de coalición, han cargado en el Parlamento contra el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, por haber cambiado de postura sobre el Sáhara Occidental y su apuesta por un plan autonómico diseñado por Rabat como la mejor solución a este diferendo.

Durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Exteriores, Albares tuvo que escuchar acusaciones de “opacidad”, unilateralismo, “mentiras”, incumplimiento de resoluciones de la ONU, “traición” al pueblo saharaui y la temeridad en abrir brecha con Argelia, principal proveedor de gas natural a nuestro país.

ERC: LOS SIGUIENTES PASOS DEL FRANQUISMO EN 1975

Esquerra Republicana (ERC), principal aliada parlamentaria del Gobierno, ha insistido por boca de su diputada Marta Rosique en que el ministro está “solo” en el asunto, ya que ni siquiera tiene a su homólogo de Unidas Podemos, pero también se volvió contra Argelia, un importante proveedor de gas natural a España. Según él, el Gobierno actuó de forma incoherente y “a ciegas”, repitiendo “pasos similares al régimen franquista” en 1975 cuando dejó el Sáhara en manos marroquíes.

Fue mordaz Aitor Esteban, del PNV, quien, hablando de la “presunción” de Unidas Podemos, advirtió que Marruecos no era un socio fiable porque desde el principio “se la jugaron” filtrando la carta de Sánchez y utilizando a la gente “como arma arrojadiza” y desfiguró al ministro que ahora se suma a la postura estadounidense que el PSOE criticó cuando la tomó Donald Trump.

“Opcional sí, brumoso, no. No nos dices las cosas como son”, apunta Esteban, que apunta que “España no puede decidir por el Sáhara”, además de coincidir con Marruecos en que no propone una salida para que los saharauis negociar, en su caso, dicha autonomía bajo determinadas condiciones. Concluyó: “Cuando vayas a Rabat, recuerda que no tienes el respaldo del Congreso.

En nombre de EH Bildu, Jon Iñárritu ha acusado al Gobierno de crear una “triple crisis”: con el Frente Polisario, con Argelia y dentro del Gobierno, poniéndose en una situación “delicada” y sobre todo no es garantía de que sirva para resolver el “drama” del pueblo saharaui mediante la continuación del referéndum de veto.

Desde el PDeCAT, Sergi Miquel cuestionó que Albares hable de encontrar soluciones “creíbles y realistas” al diferendo con el Sáhara Occidental por lo que todas las partes le preguntaron si la propuesta marroquí sobre derechos de autonomía de esa región, al mismo tiempo que él los tiene. Se preguntó cómo la nueva postura de España podría ser compatible con el derecho de autodeterminación protegido por las resoluciones de la ONU.

DISPUTAS DE DAÑOS DE ESPAÑA

Argumentos similares esgrimió la vicejurista Mariona Illamola, que criticó el silencio del Gobierno sobre el cambio de postura en el Sáhara Occidental porque no solo “socava” la confianza en el PSOE sino también la reputación, el prestigio y la credibilidad de España como actor internacional. “¿Cuál sería la confiabilidad de un país que propone soluciones diferentes a las resoluciones de la ONU o es alérgico a los referéndums?”, planteó.

El diputado de la CUP, Albert Botrán, denunció que España ha “legitimado la posición ilegal” de Marruecos, “cortando” la política exterior “perjudicial” de Estados Unidos. “Todo esto tiene el precio de enfrentarse a Argelia, darle la espalda a la comunidad internacional y desacreditarla al no cumplir con sus obligaciones con su antigua colonia al ignorarla”, moderó.

Más esperadas eran las críticas hacia el PP, su portavoz, Valentina Martínez Ferro, que contrarrestaba la “oscuridad” del Gobierno al respecto en un tema “importante” como es el Sáhara Occidental, alegaba que se pasaba de “la contradicción a la rectificación” y rectificaba con mentiras. y lo culpó de hacer un daño “indescriptible” a la credibilidad de España en el exterior. “La vergüenza es un adjetivo viciado”, ha llegado a decir.

Martínez Ferro consideró “equivocado” que la nueva posición de España se incluyera en resoluciones de Naciones Unidas y subrayó que España no defendía la misma posición que Alemania o Francia, como había asegurado el Ministro, a quienes pidió que se les dejara “actuar” porque, como ha insistido, “España necesita un Gobierno que haga más y haga menos”.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, acusó al presidente del Gobierno de entregar “unilateralmente” el Sáhara a Marruecos, una decisión en la que “engañaba” a sus electores, al pueblo saharaui, a Argelia y a “todo el mundo” y se augura que no solo será “uno de los mayores lastres” de la legislatura sino que acabará con la destitución de Albares del Ejecutivo.

No obstante, Espinosa de los Monteros ha subrayado que considera esta posición una política de Estado y que por tanto no condiciona a Vox ni vincula a los españoles, advirtiendo que con Marruecos sólo ha producido efectos sólidos, no la “sumisión” o la “debilidad” que ha dicho. el país vecino vio en España.

CASO DE GHALI

Desde Ciudadanos, Carmen Martínez Granados alertó de que el Gobierno había cambiado la posición de España “180 grados” y lo había hecho de forma unilateral y trató de justificarlo con “declaraciones vergonzosas”, todo ello a raíz de la crisis energética y con la amenaza de Argelia represalias por el suministro de gas natural. “Siempre estamos abiertos al diálogo pero ese diálogo no existe por parte del Gobierno”, lamentó

El viceconsejero del Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, achacó el giro del Gobierno a que el juez del ‘Caso Ghali’ hubiera señalado al presidente del Gobierno como el conspirador de la operación de intrusión clandestina en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, y protestó porque, a su juicio, la Corte había sido “ignorada” en una “cuestión de Estado” que había sido “interrumpida” irresponsablemente”.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img