29.6 C
Parla
InicioNacionalDos años de prisión para la madre que violó la custodia compartida...

Dos años de prisión para la madre que violó la custodia compartida al no entregar su hijo al padre

- Anuncio -



La Sala determinó que al omitir “resoluciones” que se repitieron “puede agravar el desamparo” de la menor.

MADRID, 13 de abril (Diario Europeo) –

El Tribunal Supremo (TS) ha desestimado el recurso de casación de una mujer condenada a dos años de prisión por incumplir el sistema general de tutela establecido por el Juzgado de Instrucción de Palencia, que había sido “privado de ir” de menores. emparentada con su padre durante varios meses.

En la sentencia de la juez Carmen Lamela, obtenida por Europa Press, la Sala de lo Penal sostuvo que la recurrente había ignorado “las decisiones reiteradas y sucesivas adoptadas en materia de guarda y custodia de menores”. Algo que, “si no se produjo, ha agravado o puede haber agravado su condición psíquica y anímica para hacer frente al encarcelamiento establecido por arreglo judicial”.

La historia se remonta a febrero de 2014, cuando el Juzgado de 3ª Instancia de Palencia acordó disolver el matrimonio entre la mujer y su marido, estableciendo la custodia compartida de su hijo menor en común, se ha dictado sentencia. fue confirmada por la Audiencia Provincial en julio del mismo año.

La mujer, disconforme con ese régimen, interpuso una demanda pero no prosperó: la Audiencia Provincial denegó su petición en marzo de 2016 y mantuvo la custodia compartida entre su matrimonio anterior. Sin embargo, mientras se resolvía este último incidente, la madre presentó una nueva demanda que resultó en una sentencia que dejó sin efecto el régimen.

Se negó a inspeccionar la SECCIÓN “ELIMINADA”

A pesar de esa victoria temporal, la mujer volvió a sufrir la derrota un año después, en mayo de 2017, cuando la Audiencia Provincial de Palencia restableció la tutela solidaria original. Así, y aunque conocía dicha sentencia, no entregó consciente y voluntariamente a la menor.

En enero de 2018, el padre del menor le informó a su exesposa que en la semana 15 él sería el encargado de dejar a su hijo en la escuela. Con estas intenciones, este padre fue a la escuela, casualmente se encontró con alguien que era su cómplice. Sin embargo, y aunque ella es “consciente de las decisiones tomadas y de su obligación de entregar al menor, el “padre” no puede aceptar al menor.

Estos hechos llevaron a que el Juzgado de lo Penal 1º de Palencia le condenara por sustracción de menores con la pena de dos años de prisión y accesoria de inhabilitación especial respecto del derecho al voto pasivo mientras cumplía condena. e inelegible para ejercer la patria potestad por un período de cinco años. Sin embargo, el tribunal absolvió a la mujer del cargo de desobediencia a un menor por el que se le imputaba en este proceso.

Para abrir el recurso ante el Tribunal Supremo, la mujer acudió a la Audiencia Provincial de Palencia para que anulara la sentencia condenatoria. Sin embargo, su apelación fue desestimada y los jueces confirmaron la decisión original.

“ÉL PUEDE Y DEBE SIEMPRE CONDUCIR NOTAS”

Acertadamente el Supremo se remite a las sentencias anteriores para reiterar que a partir de mayo de 2017 “podía y debía haber entregado un menor a su padre, cuya conducta no estaba justificada por ser del interés superior de los menores cuando se dictan hasta cinco resoluciones”. por el orden civil en el sentido de que han establecido una tutela común”. “En ellos se tuvo en cuenta el interés del menor a la hora de establecer la custodia compartida y ordenar la entrega del menor al padre”, añadió.

Por ello, e invocando la propia ley del Tribunal Supremo, el Tribunal Supremo recuerda que en casos anteriores se sancionaba la conducta de los padres que apartaban a sus hijos de su entorno familiar con el fin de separarlos del otro progenitor o de obtener la guarda y tutela. de facto, por los cauces legalmente establecidos.

“En nuestro caso, el imputado, desconociendo las sucesivas y reiteradas resoluciones dictadas respecto de la guarda del menor, en realidad lo privó de la posibilidad de tener una relación con su padre. o posiblemente agravó su situación psíquica y emocional para enfrentar el régimen de detención establecido por la ley de resolución privada”, concluyeron.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img