22.4 C
Parla
InicioMadridLa Comunidad cerrará 2022 con un crecimiento del 4,3% y el paro...

La Comunidad cerrará 2022 con un crecimiento del 4,3% y el paro se reducirá hasta el 10,9%, según BBVA

- Anuncio -

En 2023 se espera un crecimiento del 2,6%, aunque la tasa de paro se reducirá hasta el 10,3%

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) –

La Comunidad de Madrid cerrará 2022 con un crecimiento económico del 4,3% en el PIB, afectado por la inflación y la guerra en Ucrania, y el paro se reducirá hasta el 10,9% a finales de año, llegando al 10,3% en 2023, según el último informe ‘Situación Madrid’ realizado por BBVA.

El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director de la Territorial Centro de BBVA, Juan Carlos Hidalgo, han presentado este martes este nuevo informe anual, en el que destaca que se espera que el nivel de paro en Madrid en 2023 sea el más bajo desde 2008.

Según las previsiones de BBVA Research, la economía madrileña podría crecer un 2,6% en 2023. Entre las razones, han destacado que la reducción del riesgo sanitario y la utilización de parte del ahorro acumulado durante la pandemia permitirán un fuerte avance del consumo y la progresiva recuperación del turismo urbano y de negocios. Esto, junto a la aceleración en la ejecución de los fondos europeos Next Generation, favorecerá la recuperación de la economía madrileña.

De cumplirse estas previsiones, Madrid crearía, de media, unos 126.000 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 10,3%.

Sin embargo, Cardoso ha explicado que el año 2022 está marcado por la desaceleración del crecimiento, si bien el PIB madrileño está menos expuesto que la media a las importaciones de energía, materias primas y semimanufacturas, cuyos mercados internacionales están siendo más distorsionados por la guerra en Ucrania.

CRECIMIENTO DEL 5% EN 2021

El último informe de BBVA muestra como la economía madrileño creció un 5% en 2021. La aceleración del gasto de los hogares y empresas madrileñas, el avance de los servicios y las exportaciones, así como el impacto de las políticas públicas habrían ayudado a esta recuperación.

Así, según los últimos datos disponibles, en Madrid el gasto realizado con tarjeta de crédito o débito de BBVA, o en TPV de BBVA, por residentes en España se mantiene en torno a un 35% por encima del realizado en 2019.

También, ha resaltado la mejora del mercado laboral y la recuperación del nivel de afiliación a la Seguridad Social previo a la crisis. En esta línea, ha asegurado que los cambios en la legislación laboral están permitiendo reemplazar parte de los contratos temporales por indefinidos o fijos discontinuos, lo que podría actuar de soporte para el mercado laboral madrileño.

LA INFLACIÓN

Pese a la subida de precios, el economista jefe para España de BBVA Research ha explicado que la especialización sectorial de la economía madrileña hace que en términos de intensidad de consumo energético esta comunidad se encuentre por debajo de la media nacional.

En junio, la inflación general se situó en Madrid en el 9,5%, mientras que en España alcanzó el 10,2%. También la inflación subyacente de la Comunidad (5,2%) fue inferior a la del conjunto de España (5,5%).

Asimismo, aunque el impacto directo de la caída de la demanda en las economías de Rusia y Ucrania es reducido, el encarecimiento de los combustibles y de las materias primas limita en mayor medida la recuperación de las zonas industriales y supone un reto para su competitividad.

BBVA también ha destacado la incertidumbre respecto a las inversiones asociadas a la ejecución de los Fondos Next Generation de la Unión Europea. En particular, creen que la utilización de los mismos para proyectos transformadores y de forma eficiente, y los plazos en los que se ejecuten estos proyectos, son esenciales para alcanzar una recuperación inclusiva y que no se dilate en el tiempo.

MEDIDAS “INDISCRIMINADAS” A TODA LA POBLACIÓN

En declaraciones a los medios de comunicación, Cardoso ha concretado que las causas de la desaceleración “limitan mucho” la capacidad de la política económica debido también al incremento de los precios del combustible o el gas.

“Lo que pensamos es que la política económica lo que debe hacer es centrarse en reducir el impacto sobre todo sobre los colectivos que puedan estar particularmente afectados”, ha afirmado.

Por ello, en lugar de políticas que “indiscriminadamente beneficien a toda la población”, desde BBVA apuestan por tener en cuenta el nivel de ingresos y a las personas más vulnerables. “Centrar ahí los recursos que existen, darles ayudes específicas, bonos de electricidad…”, ha resaltado.

En concreto, se ha referido a la opción de hacer gratis el transporte público que, aunque sea positivo que se promueva su utilización, cree que tiene un “alcance limitado” porque hay personas que no puede acceder a estas infraestructuras y no van a poder hacer uso de ese bono.

“Esta ayuda va a beneficiar a quien ya está utilizando el transporte público y probablemente el impacto en la reducción de emisiones como el gasto en combustible va a ser limitado”, ha trasladado.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img