17.4 C
Parla
InicioNacionalSánchez intenta empujar por segunda vez la mesa de diálogo con Cataluña...

Sánchez intenta empujar por segunda vez la mesa de diálogo con Cataluña con Aragón, con el desacuerdo del Gobierno

- Anuncio -

La jornada comenzará con una reunión cara a cara de los dos líderes para luego reunirse con la mesa, después de más de año y medio.

MADRID, 14 años (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, abrirán este miércoles la nueva fase de la mesa de diálogo para resolver el llamado “conflicto catalán”, con una reunión que se celebrará en Barcelona, Y eso llega en un momento particularmente importante para los miembros del Gobierno, sumidos en una disputa que ahora ha impedido a los jurados negociar con el Ejecutivo Central.

La intención de los jurados de llevar a la mesa a líderes ajenos al Gobierno, incluidos dos de los condenados que fueron indultados por el Gobierno, llevó a Aragonès a vetar su participación a sus socios de coalición hasta que renovaran su delegación. Fue la gota que colmó el vaso, tras semanas de dudas del partido del expresidente catalán Carles Puigdemont sobre la mesa de diálogo.

MESA LEGAL SIN MESAS

No obstante, tanto Aragonès como Sánchez dejaron clara su voluntad de continuar el trabajo de la mesa, y de defender la plena legitimidad de este foro, aunque se celebraría, con toda probabilidad, sin uno de los socios del Comité Ejecutivo catalán. .

Además, fuentes gubernamentales explicaron que a pesar de las tensiones entre los socios, acudieron a la reunión de mañana con una “buena impresión” ya que creen que Aragonès “lo está dando todo” al enfrentamiento.

Además, fuentes consultadas indican que cada presidente tiene la facultad de elegir a los miembros que quiera de su equipo y minimizar la previsible ausencia del Consejo de Administración. En su opinión, era fundamental que los miembros de la mesa fueran también miembros del Gobierno y en este sentido Moncloa acogió con satisfacción la decisión de Aragonès.

Sobre los temas a debatir en la reunión, este martes por la tarde, los grupos siguen trabajando en los contenidos y la agenda, asumiendo sus diferencias sobre este tema: El Gobierno quiere hablar de recuperación y cómo restablecer la convivencia entre los catalanes con sus ‘Agenda. de reunificación ‘, y los independentistas volverán a colocar el referéndum de autodeterminación y amnistía.

Sánchez y Aragonès seguirán trabajando partes de la metodología y la agenda en una reunión que mantendrán solos frente a la mesa, a las 15.00 horas, tras la que comparecerán ante los medios de comunicación.

Luego, a las 17.00 horas, se reunirá la mesa de diálogo final, después de más de año y medio, con Sánchez y Aragonès presidiendo las respectivas delegaciones. Sin embargo, su propósito es participar en el calentamiento, informar la conclusión de la reunión en privado y luego dejar que los equipos continúen trabajando sin su presencia.

Es la segunda vez que Gobierno y Generalitat intentan poner en marcha este foro, que celebró su primera y única reunión en febrero de 2020, todavía con el anterior Gobierno de Quim Torra, y justo antes del brote del coronavirus.

Desde entonces, la reanudación de estos puestos de trabajo se ha pospuesto, primero por la crisis sanitaria, y luego por la reticencia de los Jurados a celebrarlo, la salida de Torra y las próximas elecciones en Cataluña en febrero de 2021.

La elección de ERC como presidente de la Generalitat en mayo de 2021 marca el antes y el después de la relación entre el gobierno catalán y el gobierno central, teniendo en cuenta las alianzas que los socialistas han forjado con los republicanos desde que lo empoderaron. a Sánchez en enero de 2020.

Por ello, pronto empezaron a hablar de la reanudación de los trabajos de esta mesa de diálogo, que se aceleró tras la decisión del Gobierno de conceder amnistía a los políticos catalanes encarcelados, como un gesto “armonioso” del Ejecutivo para avanzar hacia el camino de la reconstrucción. coexistencia.

Ahora, la junta vuelve a reunirse, con sus miembros prácticamente renovados. De hecho, del lado del gobierno central, solo repitió el propio Pedro Sánchez. La nueva delegación incluye al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, encargado de coordinar el trabajo; la portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; de Cultura, Miquel Iceta; y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

Inicialmente se esperaba a los responsables de las Universidades y representantes de las comunas, Manuel Castells, y a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, pero al final no quisieron participar en esta reunión.

LA RECUPERACIÓN DE LAS JUNTAS

Para la delegación catalana, los preparativos de la mesa de diálogo provocaron una nueva ruptura entre los socios del Gobierno que, en última instancia, solo enviaría a la reunión a representantes de ERC después de que Aragonès decidiera dejar fuera de la reunión a los Junts.

La polémica estalló a primera hora de la mañana cuando el Gobierno tuvo que reunirse con su Consejo Ejecutivo a las 9:30 para decidir la composición de la delegación catalana, pero a las 09:37, la gente de Puigdemont envió a los periodistas los nombres de sus candidatos para participar. . en la reunión: el vicepresidente del Gobierno, Jordi Puigneró; El secretario general de Junts, Jordi Sánchez; el vicepresidente del partido y exministro, Jordi Turull; y la líder del Jurado en la Asamblea Nacional, Miriam Nogueras.

La selección del jurado enfureció a los republicanos, y el presidente expresó su “fuerte disgusto” durante la reunión del Consejo Ejecutivo, tras lo cual decidió cancelar la rueda de prensa de la editorial, en su propio idioma, Patricia Plaja, para explicarlo ella misma. No aceptó los nombres propuestos por el Grupo porque tres de ellos no formaban parte del Gobierno.

A pesar de que el acuerdo que la ERC y el Jurado firmaron para la inversión de Aragonès no especifica que los miembros de la mesa de diálogo deben proceder del Gobierno – diciendo literalmente ‘la delegación será seleccionada según lo acordado y designado por el Gobierno. ‘-, Aragonès ha expresado reiteradamente que los vocales deben formar parte del ejecutivo catalán y considera que coincidió con Junts.

De modo que acusó a los Junt de incumplir el trato y de falta de “lealtad”, además de hacer públicos sus nombres en el momento en que comenzó la reunión para seleccionarlos. El presidente catalán ha dejado la puerta abierta para que los jurados corrijan y puedan discutir, pero parece complicado cuando su secretario general, Jordi Sánchez, ha dicho que no tienen intención de cambiar su propuesta. De hecho, Sánchez ha asegurado que no existe tal acuerdo con Aragonès.

JUNTS CULPA PEDRO SSANCHEZ

Sin embargo, Sánchez culpó al Gobierno y no al Gobierno de vetar a sus candidatos y preguntó por qué, el líder del Jurado explicó que dada la relación que tenía con Aragonès, veía “impensable” que la idea de negar su nombre perteneciera al El presidente catalán, culpando así a las presiones del Gobierno.

El episodio de este martes supone un nuevo capítulo en los desacuerdos entre el Jurado y ERC, que ya han puesto sus diferencias sobre la mesa: el espacio representa la apuesta estratégica de los republicanos por la superación del conflicto. La agitación política en Cataluña mientras los del Jurado la criticaron. . porque no creen que funcione.

Sin embargo, desde los jurados argumentaron que no hubo “crisis” y, aunque admitieron que no les gustó la decisión de Aragonès, que calificaron de error, no responsabilizaron a ERC de lo sucedido.

Como resultado, los comisarios del Jurado firmaron el Acuerdo de Gobierno por el que se nombró a Aragonès, la ministra de Presidencia Laura Vilagrà y el consejero de Empresa, Roger Torrent, que priorizarán defender la posición del Gobierno frente a Pedro Sánchez.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

¡Conectemos!

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img