33.2 C
Parla
InicioNacionalSánchez niega un movimiento en el Sáhara y lo defiende como "un...

Sánchez niega un movimiento en el Sáhara y lo defiende como “un paso más en el camino” hacia una solución

- Anuncio -


El presidente asegura “no falta la preocupación por el sufrimiento del pueblo saharaui” y declara una “nueva etapa” con Marruecos

MADRID, 30 (PRENSA EUROPEA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha negado este miércoles que su apoyo a la propuesta de Marruecos para el plan de autonomía del Sáhara Occidental sugiera un “punto de inflexión” en la política del Ejecutivo, asegurando que no es más que “un paso más on the road” que arrancó en 2007 cuando se presentó, y que coincide con la posición de países como Francia, Alemania o Estados Unidos.

Ante el pleno de la Asamblea Nacional, Sánchez argumentó que “habría que hablar de un paso más en el camino que se inició hace 14 años” cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero había dicho que la propuesta marroquí, dar autonomía al Sáhara. pero bajo la soberanía de Rabat, constituye una “contribución preciosa” para resolver este conflicto.

“No le resto importancia a la decisión que he tomado, la he tomado con todas las ganas de dar un paso más”, ha insistido, refiriéndose a sus declaraciones en una carta al Rey Mohamed VI de que la planificación autonómica constituye un “ base más seria, creíble y realista” para una solución.

En este sentido, sostiene que tanto Zapatero como más tarde Mariano Rajoy, que también le sucedió defendiendo el reconocimiento de la planificación autonómica, entendieron las complejidades de este conflicto. “Lo que les pido es que también aprecien esa complejidad”, pidió a los delegados.

Por otro lado, asegura que “no falta la preocupación ni la indiferencia ante los sufrimientos del pueblo saharaui” sino que lo que busca es “contribuir a la superación de un largo y desesperado conflicto”. “.

MÉDICOS EN UNA SOLUCIÓN EN LA ONU

En este punto, y para entender ahora la posición del Gobierno y el “por qué”, el presidente reafirmó que “Naciones Unidas es el marco para la resolución de los conflictos en el Sáhara”, que “España siempre ha apoyado y siempre apoyará”, y que la solución debe ser “mutuamente aceptable”.

En este marco, añadió, el Gobierno considera la propuesta de Marruecos “como la base más seria, creíble y realista” porque cree que “tras años de conflicto y estancamiento en el proceso de negociación, esta como la base que hay que tener es más probable que se formule”. una solución que pueda ser aceptada por las partes”.

Según Sánchez, se trata de “una posición obvia pero no nueva” ya que los dos Gobiernos anteriores han reconocido el plan autonómico. Además, también ha subrayado, se trata de una “postura conjunta” con otros países como Francia, que apoya el plan desde hace muchos años, o Alemania, que lo ha asumido recientemente, y también EE.UU.

El presidente ha explicado que si da este paso ahora es porque cree que se abre una “oportunidad para retomar las negociaciones” tras el nombramiento el pasado mes de octubre del nuevo enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, tras dos años el puesto vacante .

Añadió: “España quiere asumir un papel activo, no pasivo, y apoya activamente el trabajo del nuevo enviado especial”, al tiempo que reitera su compromiso de seguir prestando ayuda humanitaria a los refugiados del desastre en Saharaui y “ojalá se pueda avanzar”. hacerse. llevado a cabo en las negociaciones”.

NUEVA ETAPA CON MARRUECOS

En cuanto a la “nueva etapa” que se abrirá para Marruecos tras su apoyo al plan de autonomía, ha señalado que “el país tendrá una hoja de ruta clara y ambiciosa que permitirá salir de una crisis que está perjudicando a los dos los paises.

Destacó que Marruecos “es un socio estratégico indispensable” aunque en la relación hay momentos “más estables” y “más ansiosos” en la relación. Con él, tener una “relación de Estado requiere una política de Estado”, sostuvo, recordando al PP que durante la crisis de Perejil de 2002 Zapatero, entonces líder socialista, contó con el apoyo del Gobierno de José María Aznar.

Sánchez reiteró lo señalado en su carta a Mohamed VI, que el Gobierno quería construir “una relación basada en la transparencia y la comunicación a largo plazo, el respeto mutuo y (…) no emprender ninguna acción unilateral” para “evitar futuras crisis”.

Así reiteró que el secretario de Estado, José Manuel Albares, llegará este viernes a Rabat “para dar el pistoletazo de salida a esta ruta”. “En primer lugar lo que haremos es asegurar un territorio seguro, con una frontera capaz de asegurar el cumplimiento del control de personas y bienes.

En este sentido, una comisión interministerial trabaja en proponer escenarios y opciones de reapertura, entre ellos “un protocolo que defina los criterios para entrar en territorio español y garantizar un tráfico seguro y flexible”, ha apuntado Sánchez.

En segundo lugar, prosiguió, se reforzará la movilización y el compromiso del Estado con Ceuta y Melilla, por lo que ha señalado que “se están elaborando dos planes bajo el mandato de los países de la Estrategia Nacional de Seguridad, con la participación de todas las instituciones” y que vendrá con recursos económicos nacionales y fondos de recuperación de la UE.

“Reivindico el camino que hemos recorrido, que es el verdadero camino político, el sentido de Estado, la estabilidad, la prosperidad y la seguridad de nuestro país y de dos importantes ciudades autónomas, tan importantes como Ceuta y Melilla”, concluyó.

654779.1.260.149.20220330102931

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img