21.1 C
Parla
InicioSaludDescubren cómo la molécula marina se convierte en un arma contra el...

Descubren cómo la molécula marina se convierte en un arma contra el cáncer

- Anuncio -

Madrid, 29 de marzo. (Europa Press) –

Según la revista Nature Chemical Biology, después de años de investigación en el laboratorio, los investigadores han descubierto cómo una bacteria marina puede formar una poderosa molécula anticancerígena.

La molécula anticancerígena salinosporamida A, también conocida como marihuana, se encuentra en la tercera etapa de ensayos clínicos para el tratamiento del cleoplastoma, un cáncer cerebral. Los científicos son ahora los primeros en comprender el proceso enzimático que activa una molécula.

Investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, han descubierto que la salinosporamida se une a una enzima llamada salC, que el grupo denomina “ojiva nuclear” anticancerígena.

Este trabajo, dirigido por la estudiante graduada de Scripps, Catherine Baumann, resuelve el rompecabezas de casi 20 años sobre cómo las bacterias marinas crean el buque de guerra único de la molécula de salinosporamida y abren la puerta a la biotecnología futura para desarrollar nuevos agentes anticancerígenos.

“Los científicos ahora entienden cómo esta enzima produce salinosporamida Una ojiva. Dice Bradley Moore.

La salisboramida tiene una larga historia en Scripps y UC San Diego. El microbiólogo Paul Jensen y el químico marino Phil Fenical de Scripps Oceanography descubrieron organismos marinos productores de moléculas y salinosforamidas después de recolectar microorganismos de los sedimentos del Océano Atlántico tropical en la década de 1990. Tuvo lugar en el Centro de Cáncer Moors de UC San Diego Health.

“Este es un plan de 10 años muy desafiante”, dice Moore, asesor de Bauman. “Kate pudo reunir 10 años de trabajo y llevarnos a la etapa final”.

Una de las grandes preguntas de Bauman es averiguar cuántas enzimas hacen que la molécula se pliegue en su estado activo y si están involucradas múltiples enzimas o solo una. “Hubiera apostado por más de uno. Al final, es solo SalC. Fue increíble”, admite.

Moore afirma que la molécula de salinosporamida tiene una capacidad especial para cruzar la barrera hematoencefálica, lo que explica su progreso en los ensayos clínicos para el cleoplastoma. La molécula tiene una estructura de bucle pequeña pero compleja. Comienza como una molécula lineal y se pliega en una forma circular más compleja.

“El camino de la naturaleza es asombrosamente simple. Nosotros, los químicos, no podemos hacer lo que hizo la naturaleza para crear esta molécula, pero la naturaleza lo hace con una enzima”, explica.

La enzima involucrada es común en biología; Interviene en la producción de ácidos grasos en humanos y de antibióticos como la eritromicina en microorganismos.

Baumann, Percival Yang-Ding Chen de Morphic Therapeutics en Waltham, Massachusetts, y Daniel Trivella del Centro Nacional de Investigación de Energía y Materiales en Brasil determinaron la estructura molecular de SalC. Utilizaron una fuente de luz avanzada con un potente acelerador de partículas para generar luz de rayos X en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía de EE. UU.

“La enzima SalC reacciona de manera muy diferente a una cetosíntesis normal”, explica Bauman. Una cetosíntesis normal es una enzima que ayuda a formar una cadena lineal molecular. SalC, por otro lado, produce salinosporamida formando dos sistemas de anillos complejos y reactivos.

Una enzima puede crear esos dos sistemas de bucle que son difíciles de hacer para los químicos sintéticos en el laboratorio. Con esta información, los científicos ahora pueden encontrar formas prometedoras de modificar la enzima y suprimir varios tipos de enfermedades.

La bacteria marina llamada Salinispora tropica produce salinosporamida para evitar que los depredadores la coman. Pero los científicos han descubierto que la salinosporamida A puede tratar el cáncer. Aíslan otras salinosporamidas, pero la salinosporamida A tiene características que no se encuentran en otras que son peligrosas para las células cancerosas, incluida la función biológica.

“La inhibición del proteosoma lo convierte en un excelente agente anticancerígeno”, dice Bowman, refiriéndose al complejo proteico que reduce las proteínas inútiles o dañadas. Pero hay otro tipo de proteasa en las células inmunitarias.

Ligeramente diferente de la salinosporamida A, inhibe pobremente las proteasas cancerígenas, pero es bien conocido por inhibir los inmunoproteinosomas, que pueden ser el tratamiento más selectivo para las enfermedades autoinmunes, que pondrán al sistema inmunitario en contra del cuerpo que lo dirige. Proteger.

“Esta es la idea de crear algunas otras salinozoforamidas, y el acceso a esta enzima SalC, que establece una estructura de anillo compleja, abrirá la puerta a eso en el futuro”, dice Bauman.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img