12 C
Parla
InicioSaludEl efecto del tabaquismo sobre el índice de masa corporal puede ser...

El efecto del tabaquismo sobre el índice de masa corporal puede ser mayor de lo que se pensaba

- Anuncio -

Madrid, 10 de septiembre (Europa Press) –

Los patrones de metilación del ADN relacionados con el tabaquismo explican una quinta parte de la diferencia en el índice de masa corporal (IMC) entre individuos, según un estudio publicado en la edición del 9 de septiembre de la revista de acceso abierto ‘PLOS Genetics’ por Carmen Amdor, de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido. Estos nuevos datos sugieren que el efecto del tabaquismo sobre el IMC es mayor de lo que se pensaba.

Amador y sus colegas analizaron los datos de la secuencia genética de más de 390.000 participantes británicos blancos registrados en las bases de datos del biobanco Generation Scotland o UK.

Descubrieron que los hábitos de fumar informados por los participantes explicaban la variación del IMC del 2%, mientras que la genética explicaba el 50% de la variación y el 10% explicaba la relación entre el tabaquismo y la genética.

También encontraron que el sexo juega un papel importante: la correlación entre la genética y el tabaquismo explicaba una mayor diferencia en características como el peso y el porcentaje de grasa corporal en los hombres que en las mujeres. Para un subgrupo de 8.821 generaciones de participantes escoceses, los investigadores repitieron el análisis utilizando datos de metilación del ADN como medida de la exposición al tabaco.

Así, comprobaron que el nivel de metilación en los 62 sitios de metilación previamente vinculados al consumo de tabaco era capaz de explicar una variación del 22% en el IMC entre individuos.

Se sabe que el índice de masa corporal tiene un gran componente genético, pero la contribución de los factores ambientales es poco conocida. Según los autores, los biomarcadores, como la metilación del ADN, pueden ser indicadores más precisos de los factores ambientales que los datos autoinformados y pueden usarse para explorar el impacto de otras variables difíciles del estilo de vida que se pueden medir en enfermedades como la obesidad.

“Nuestro estudio destaca el potencial del uso de biomarcadores como medida del entorno y estilo de vida pasados ​​de una persona, y el entorno que experimentamos puede tener efectos a largo plazo al alterar el impacto de nuestra composición genética en nuestra salud y características relacionadas”, concluye Amador.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

¡Conectemos!

[td_block_social_counter facebook="101248865438952" manual_count_facebook="16985" manual_count_twitter="2458" style="style3 td-social-colored" f_counters_font_family="450" f_network_font_family="450" f_network_font_weight="700" f_btn_font_family="450" f_btn_font_weight="700" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLWJvdHRvbSI6IjMwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ==" twitter="https://twitter.com/prensa_madrid"]

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img