12.9 C
Parla
InicioSaludEl ruido fuerte y familiar hace que se acumule líquido en el...

El ruido fuerte y familiar hace que se acumule líquido en el oído interno, provocando sordera … pero hay una solución

- Anuncio -

Madrid, 13 de noviembre (Europe Press) –

Una nueva investigación muestra que los ruidos fuertes pueden causar líquido en el oído interno, lo que puede provocar sordera, pero han encontrado un posible tratamiento simple para la sordera causada por el ruido.

Exponer ruidos fuertes, como un petardo o un concierto para hacer estallar los oídos, es la causa evitable más común de sordera. Las investigaciones muestran que el 12% o más de la población mundial está en riesgo de sufrir sordera inducida por el ruido.

De hecho, los sonidos fuertes pueden hacer que las células nerviosas auditivas del oído interno pierdan su capacidad para transmitir información acústica al cerebro, lo que dificulta la audición. Sin embargo, el mecanismo detrás de esta pérdida auditiva no se comprende completamente.

Ahora, un nuevo estudio de Keck Medicine de la Universidad del Sur de California (USC) combina este tipo de daño al nervio del oído interno con una afección llamada hidropesía endolinfática, que muestra que el líquido en el oído interno se acumula y se produce en ambos volúmenes. Expresión de ruido que las personas encuentran en su vida diaria.

Además, los investigadores encontraron que el daño al nervio del oído interno se redujo al producir el líquido resultante con una solución salina fácilmente disponible.

“Esta investigación proporciona pistas para comprender mejor cómo y cuándo se produce el daño por ruido en los oídos, y sugiere nuevas formas de diagnosticar y prevenir la pérdida auditiva”, dijo el Dr. John Okalai, jefe del Departamento de Otorrinolaringología de Keck Medicine. Otorrinolaringología – Editor principal de Investigación y Cirugía de Cabeza y Cuello en USC Caruso.

Un estudio anterior de Okalai en ratas expuestas a ondas de presión que simulaban un daño nervioso relacionado con una explosión con la acumulación de líquido en el oído interno.

Para este estudio, Oklahoi y sus colegas querían explorar el efecto de los sonidos fuertes comunes en el oído entre 80 y 100 decibeles. Después de la exposición, se utilizó una técnica de imagen llamada tomografía de cohorte óptica para medir la cantidad de líquido en el oído interno en la cóclea, un hueso espiral hueco que se encuentra en el oído interno.

El nivel de líquido en el oído interno fue normal hasta que expresó 95 decibeles. Sin embargo, después de exponer 100 decibelios, lo que equivale a sonidos como una cortadora de césped, una motosierra o una motocicleta, las ratas desarrollaron líquido en el oído interno en unas pocas horas. Una semana después de este desafío, se descubrió que los animales habían perdido células nerviosas auditivas.

Sin embargo, cuando los investigadores usaron una solución a base de sal llamada solución salina hipertónica, que se usa para tratar la congestión nasal en humanos, dentro de una hora después de la exposición al ruido, se redujeron tanto la formación inmediata de líquido como el daño crónico del sistema nervioso. Puede prevenir parcialmente la pérdida auditiva.

Los resultados de este estudio tienen varias implicaciones importantes, según O’Connor, especialmente la pérdida de células nerviosas en el oído interno conocida como “pérdida auditiva oculta” porque las pruebas auditivas no pueden detectar daños.

“Primero, los oídos humanos que están expuestos a ruidos fuertes, como el uso de una sirena o una bolsa de aire, pueden escanear para producir líquido, y esta tecnología ya se está probando, para que los profesionales médicos puedan” encontrar una manera “de detectar un daño nervioso inminente. ,” él dice. “En segundo lugar, si el escáner detecta la acumulación de líquido, se puede tratar a las personas con saliva hipertónica y se puede preservar su audición”.

También cree que el estudio abre una nueva ventana para comprender el trastorno del oído interno, la enfermedad de Meniere, que causa vértigo, tinnitus y sordera en los oídos.

“Anteriormente, se pensaba que la acumulación de líquido en el oído interno se asociaba principalmente con la enfermedad de Meniere. Este estudio indica que las personas que están expuestas a ruidos fuertes experimentan cambios similares”, agrega.

O’Keefe espera que este estudio conduzca a nuevas investigaciones sobre las causas de la acumulación de líquido en los oídos y desarrolle mejores tratamientos para la enfermedad de Meniere.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img