26.2 C
Parla
InicioSaludEsto es lo que necesita saber sobre tomar medicamentos durante el embarazo

Esto es lo que necesita saber sobre tomar medicamentos durante el embarazo

- Anuncio -

Madrid, 2 de junio (ediciones) –

Se estima que hasta un 5% de las mujeres embarazadas seguirán su tratamiento regular durante el embarazo ya que padecen alguna enfermedad crónica, y hasta un 86% tomarán ciertos medicamentos en algún momento. El embarazo.

Así lo explica Laura Rodrigo Molina, ginecóloga de la maternidad del Hospital Médico San Carlos de Madrid, en una entrevista con Infosylus.Para las mujeres que toman medicamentos crónicos (hipertensión, diabetes, asma, epilepsia, etc.), acudir a consejería antes de concebir y reconsiderar la medicación que están tomando es la mejor opción en estos casos. Asegurando la compatibilidad con el embarazo, convirtiendo algún principio activo en uno más seguro, o ajustando la dosis en función de los cambios fisiológicos y estado de gestación de la gestante.

Para la mayoría de los síntomas, existen alternativas seguras durante el embarazo y los tratamientos crónicos no deben interrumpirse abruptamente sin consultar a un especialista. Del mismo modo, las mujeres embarazadas pueden padecer determinadas enfermedades, muchas de las cuales son habituales en el embarazo (reflujo, anemia, infecciones urinarias…) afortunadamente podemos tratarlas con total seguridad. Es importante confiar siempre en nuestro ginecólogo y seguir sus recomendaciones”, dice la doctora.

De hecho, señala que los fármacos que tomamos llegan al feto, y los fármacos más utilizados atraviesan la barrera placentaria y entran en el ciclo fetal poco después, alcanzando una concentración materna de unos 30. 60 minutos. Además, dice, el feto puede absorber sustancias disueltas directamente en el líquido amniótico.

Riesgo de efectos secundarios causados ​​por ciertos medicamentos

En este sentido, el obstetra advierte que tomar determinados medicamentos durante el embarazo puede ser perjudicial porque algunos fármacos denominados ‘teratogénicos’, más allá de la barrera placentaria, pueden provocar cambios morfológicos o funcionales una vez que llegan a la placenta.

De acuerdo con la literatura publicada, el Dr. Rodrigo Molina estima que el riesgo general de anomalías congénitas es del 2 al 5 %, con menos del 5 % de los medicamentos directamente involucrados.

Para que se produzca este cambio es necesaria la administración de un fármaco teratogénico.Una dosis y tiempo suficiente, en algún momento del feto vulnerable y del embarazo”, dice.

El especialista del Hospital Médico San Carlos de Madrid continúa el momento en el que se produce precisamente la expresión de los fármacos que determinan los efectos secundarios del fármaco.

Por lo tanto, si el medicamento se toma durante las dos primeras semanas de embarazo, se produce el llamado efecto “todo o nada”: o no tiene efecto sobre el feto o se produce el aborto. Entre las 2-10 semanas, estamos en el periodo de formación de órganos, por lo que esta es la etapa de mayor peligro.Puede desarrollar importantes defectos estructurales y en muchos casos no se aplica a la vida, explica este experto.

Después de 10 semanas, dice, los cambios obtenidos con la toma del medicamento están relacionados con cambios en el crecimiento o la función del organismo y generalmente son menos severos que los anteriores. Por otro lado, argumenta que los fármacos que no atraviesan la barrera placentaria pueden dañar indirectamente al feto. Por ejemplo, la placenta crea una vasoconstricción de los vasos, lo que inhibe el intercambio de gases y nutrientes, provocando que la madre tenga contracciones prematuras o reacciones alérgicas.

Pautas para tomar el medicamento de manera segura durante el embarazo.

En general, Laura Rodrigo Molina, de la Unidad de Medicina Materno Fetal del Hospital Médico San Carlos de Madrid, a la hora de prescribir un fármaco a una mujer embarazada, debe considerar cada caso individualmente y tener en cuenta los beneficios que creemos. Las alternativas de las que disponemos a través del tratamiento y las posibles consecuencias tanto para la madre como para el bebé si decidimos no tratar a la paciente.

Destaca que en esta etapa se debe evitar a toda costa la automedicación y los medicamentos recetados.. “Debe evitarse en lo posible iniciar el tratamiento en el primer trimestre del embarazo, y las embarazadas deben utilizar siempre medicamentos con el mejor perfil de seguridad, efectivos y a corto plazo, en la medida de lo posible en monoterapia”, añade.

Por ejemplo, en el caso de lumbalgia leve, se puede prescribir paracetamol en dosis de 650 mg sin prolongar el tratamiento en el tiempo, y tras la aplicación con éxito de otras medidas analgésicas alternativas, como la higiene postural, local. Consultar con un especialista en calor o fisioterapia, insiste el ginecólogo.

¿Qué medicamentos se pueden tomar durante el embarazo?

Sin embargo, por cuestiones de protocolo, el doctor Rodrigo recordó que no existen estudios directamente relacionados con la seguridad de los medicamentos en mujeres embarazadas, y que toda la información disponible proviene de muestras de experimentación animal o estudios epidemiológicos retrospectivos. “En muchos casos se trata de información muy limitada, a partir de la cual es difícil formular recomendaciones de uso o discrepancias sistemáticas.“, Él añade.

Con el objetivo de ayudar al médico en la prescripción, las fichas técnicas de todos los medicamentos comercializados siguen los distintos sistemas de clasificación de la Agencia Reguladora de Medicamentos (en nuestro caso, el Instituto Español del Medicamento y Productos Sanitarios, AEMPS) de cada país. “Aunque nos guiamos por las directrices de la Agencia Europea de Medicamentos, la clasificación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) es la clasificación más popular”, añade.

Como último recurso, Esta experta demuestra que es seguro usar ciertas vacunas durante el embarazoPor lo tanto, debe administrarse durante el embarazo para garantizar el estado de seguridad de la madre y su bebé (los anticuerpos deben atravesar la barrera placentaria). Este grupo incluye la vacuna contra la gripe de invierno en cualquier momento del embarazo y la vacuna contra la tos ferina a partir de la semana 28.

De igual forma, existen vacunas con virus vivos atenuados contraindicados como el triple virus (sarampión, rubéola y resfriados), varicela-zoster, fiebre amarilla y fiebre tifoidea oral. Tampoco se recomienda la vacunación contra el virus del papiloma humano.Él añade.

Según el informe, existe otro tipo de vacuna que debe administrarse solo si está indicado por el mayor riesgo y riesgo materno: la vacuna contra la hepatitis A y B, meningococo, neumococo, poliomielitis (inactiva), rabia, tétanos y difteria.

Sobre la vacuna contra el coronavirus que contiene ARN mensajeroLa última evidencia científica de que estamos hablando de una vacuna segura en cualquier momento del embarazo y su administración no debe retrasarse si indica embarazo”, concluye St. Charles, ginecólogo y obstetra del Hospital Médico.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img