17.5 C
Parla
InicioSaludRutinas para cuidar de tu piel, ahora que no te protege la...

Rutinas para cuidar de tu piel, ahora que no te protege la mascarilla y llega la primavera

- Anuncio -

    MADRID, 22 Abr. (EDIZIONES) –

   Llega la primavera, el buen tiempo, estamos más expuestos al sol, y además ya no contamos con esa protección extra que nos proporcionaba la mascarilla en cierta manera. ¿Cómo cuidar de la piel de nuestra cara en esta nueva etapa? Aquí unos breves y sencillos consejos.

   “La mascarilla nos protegía en cierta medida del sol, solo la parte inferior de la cara, y no perfectamente. Pero la mascarilla para la piel de la cara tenía casi más contraindicaciones que beneficios. Aumentaba la humedad, la del sudor más la que desprendemos al hablar. Se iba acumulando y se creaba un microclima que yo le llamaba el ‘Amazonas de la mascarilla’ que favorecía el desarrollo, por ejemplo, del ‘maskacné’. Hemos visto muchos problemas por la mascarilla para la piel, con lo cual la gente estará mejor en este sentido“, según afirma en una entrevista con Infosalus la médico especialista en Dermatología, Tricología y Estética Ana Molina.

   Con ello, le preguntamos por las mejores rutinas para el cuidado de la piel en esta época del año, y ella incide en que “la mejor científicamente” es la rutina sencilla en 4 pasos:

   1. Una buena limpieza de la piel mañana y noche de la piel, y si nos hemos maquillado por la noche hacer además una doble limpieza. Utilizar un buen producto de limpieza facial como el agua micelar, así como los geles o aceites limpiadores es más efectivo que el uso de productos sin aclarado (toallitas o leches limpiadoras), y frente a la exposición de contaminantes y agentes ambientales que a diario la ensucian y pueden favorecer la aparición de patologías cutáneas.

   2. Una buena hidratación a base de un cóctel de antioxidantes (vitamina C o ácido ascórbico “es el estrella”, el ácido ferúlico, vitamina E, niacinanida, por ejemplo) por la mañana, con algún sérum, una crema hidratante o una pomada. La crema hidratante ideal es aquella que combina agentes humectantes, emolientes y oclusivos (sistema H.E.O.). Otra forma de hidratar nuestra piel es bebiendo las cantidades diarias de agua adecuadas para nuestro peso y ambiente.

   3. Buena fotoprotección frente a radiación ultravioleta A y B, infrarrojos, y luz visible. Si además queremos simplificar nuestra rutina y optimizarla al máximo podemos usarlo como crema hidratante, ya que muchos fotoprotectores incluyen antioxidantes e incluso algo de color para unificar el tono en su composición.

4. Transformación por la noche. Volver a limpiar la piel y aplicar un producto que incluya principios activos que hayan demostrado eficacia frente al envejecimiento como retinoides o hidroxiácidos. Esto ayuda a que la piel se vaya regenerando y se vea más luminosa y bonita, menos envejecida.

MENOS ES MÁS

   Precisamente, la doctora Molina acaba de publicar ‘Piel Sana, piel bonita. Todo lo que necesitas saber sobre la salud cutánea y la belleza’ (Paidós), un libro en el que hace un auténtico repaso sobre el cuidado y conocimiento de nuestra piel, nuestro pelo, nuestras uñas o mucosas, entre otros aspectos, y donde por supuesto incluye un apartado sobre las rutinas básicas para el cuidado de la piel.

   Aquí advierte de que muchas veces en nuestros armarios tenemos miles de cremas para realizar esta rutina, cuando generalmente todos los productos que estás usando “son prácticamente iguales”, cremas hidratantes con mayor o menor contenido de colorantes y perfumes que las hacen sensoriamente muy agradables, pero que no incluyen principios activos eficaces para mejorar la piel.

   Por eso, según insiste también, los productos que cumplan más de una función, como un fotoprotector con color o antioxidantes, o un agua micelar que tonifique y calme, pueden ser muy útiles en este proceso de cuidados diarios de la piel. “Los dermatólogos siempre hemos defendido que ‘menos es más’, por eso solemos recomendar una rutina sencilla, ya que esto facilitará su cumplimiento”, subraya.

¿El orden a la hora de aplicar los productos? Molina sostiene que primero es recomendable emplear los cosméticos de textura más ligera, porque si se usan los más grasos se impedirá la absorción del resto de productos, y considera que también se deben priorizar los cosméticos más ricos en principios activos; todo siempre con la piel bien limpia.

LA RUTINA PARA LOS HOMBRES Y EN EL EMBARAZO

   A su vez, la experta en Dermatología y Estética mantiene que la rutina cosmética para los hombres es muy similar a la de las mujeres, con la excepción de que ellos suelen tener una mayor producción sebácea en la piel, y puede que no necesiten usar crema hidratante a diario, o que prefieran productos de texturas más ligeras, como sérums, o tónicos, por ejemplo.

   Otro punto importante a comentar, en su opinión, es el caso de las mujeres embarazadas o en lactancia, una etapa en la que se pueden mantener la mayor parte de las cremas, según asegura, si bien indica que hay algunos principios activos que es mejor evitar, sobre todo los enfocados al fotoenvejecimiento de la piel como los retinoides, los hidroxiácidos (especialmente el glicólico a altas concentraciones y el salicílico) y la hidroquinona, aparte de la cafeína o de los aceites esenciales.

CUIDADO CON LOS RAYOS DEL SOL

   En última instancia, esta dermatóloga de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid destaca que “para los dermatólogos el bronceado saludable no existe porque todos los efectos que el sol tiene en la piel son negativos, produce inmunosupresión, cáncer de piel y nos envejece”.

   Ahora bien, sí resalta que el sol en el resto de órganos es beneficioso, y según detalla, nos pone felices, favorece el sistema musculoesquelético, o el sistema cardiovascular por ejemplo. Entonces, mantiene que hay que tomar algo de sol para sintetizar vitamina D, pero a ser posible que no sea en las horas centrales del día y que no sea en la cara.

   “La cara no es negociable. Sí que hay que hacer en ella una fotoprotección estricta y es nuestra carta de presentación y el sol es lo que más nos envejece. El 70% del envejecimiento está relacionado con el sol. Por tanto, debemos tomar el sol con cabeza. En general, en España, en esta época el sol que nos da es suficiente si salimos a la calle y hay que intentar permanecer 15 minutos para que se realice la síntesis de vitamina D, sin cristales de por medio, porque si no no la sintetizamos, y que estos 15 minutos sean sin protector solar. El mensaje es que se debe mantener una fotoprotección estricta porque es el mejor regalo que nos podemos hacer a nuestra piel“, sentencia la doctora Ana Molina.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img