10.8 C
Parla
InicioInternacionalAI condena el fracaso "catastrófico" de los países ricos para tener un...

AI condena el fracaso “catastrófico” de los países ricos para tener un acceso justo a las vacunas contra el Covid-19.

- Anuncio -

Solo el 7% de la población de los países de bajos ingresos ha recibido una dosis

Madrid, 31 de diciembre (Europe Press) –

Amnistía Internacional (AI) lamentó el viernes que los países ricos y las empresas farmacéuticas habían fracasado “catastróficamente” este año al no garantizar un acceso justo a las vacunas contra el Covid-19, mientras que “miles de millones de personas” “se han quedado sin vida”. “Ahorre en drogas”.

Los países ricos y las empresas farmacéuticas han sido vacunados para 2021, a pesar de las reiteradas solicitudes de organizaciones como la inteligencia artificial o la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que al menos el 40 por ciento de la población de los países de ingresos bajos y medianos se vacune antes de la fin. La inteligencia artificial ha demostrado que sigue “ignorando” estas solicitudes.

“A pesar de que el mundo ha producido alrededor de 11.000 millones de dosis de vacuna, solo el 7% de la población de los países de bajos ingresos ha recibido una dosis de la vacuna”, dijo Agnes Kalamar, secretaria general de la ONG.

Kalamar señala que, si bien muchas personas en los países ricos han recibido hasta tres dosis, muchas en los países más pobres no han recibido ninguna dosis, lo que revela una “amarga verdad”. “Algunas vidas merecen más la salvación que otras”, agregó.

“¿Por qué a los países más pobres se les niega el acceso a medicamentos que salvan vidas mientras que los países ricos mantienen una gran cantidad de vacunas sin usar?”, Dijo, y señaló que el fin de año es “realmente devastador”.

Además, destacó que la aparición del tipo Omicron SARS-CoV-2 “debería servir como una advertencia” a los países ricos y las empresas farmacéuticas, “de que no han abordado la epidemia mundial”.

“La única forma de romper este círculo vicioso es garantizar que todas las personas tengan acceso a la vacuna”, dijo.

El secretario general de Inteligencia Artificial ha expresado su confianza en que la organización confía en que la presión internacional ayudará a los países ricos y las grandes empresas farmacéuticas a “ver la razón, detener los monopolios de vacunación y compartir los derechos de propiedad intelectual”. “Pero la codicia ha podido hacer eso”, lamentó. “Esperamos que sus propósitos de Año Nuevo incluyan cumplir sus promesas y asegurarse de que todos tengan la oportunidad de vacunarse”, agregó.

“Si no se toman medidas drásticas ahora, Covid-19 continuará causando estragos en los próximos años, y ahora la pregunta principal es qué sucederá si gran parte del mundo sigue sin vacunarse”. “Nunca ha estado claro que nadie está a salvo hasta que todos están a salvo”, agregó.

“Este año, los líderes de todo el mundo han hecho muchas promesas de compartir vacunas, pero no las han cumplido”, dijo. En junio, el G7 prometió compartir mil millones de dosis antes de finales de 2021, aunque los informes indican que este objetivo no se alcanzará.

En septiembre, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Line, se comprometieron a proporcionar 900 millones de dosis adicionales a los países de ingresos bajos y medianos para septiembre de 2022. “La iniciativa es bienvenida. Los países más pobres ahora necesitan vacunas”, reiteró la ONG.

El papel de las drogas

Las compañías farmacéuticas también han “fallado en hacer su trabajo”, según AI, explicando que el gigante farmacéutico estadounidense Pfizer ha afirmado “engañosamente” que la vacuna está “disponible para todos los pacientes, países y comunidades que buscan acceso”. ” Cuando de hecho, la gran mayoría ha entregado sus vacunas a países de ingresos altos y medianos.

Su rival, Moderna, ha hecho de la venta a países ricos una prioridad, a pesar de que pudo producir la vacuna solo con el apoyo de científicos del gobierno de Estados Unidos y enormes donaciones financieras. Ambas empresas continúan entregando menos del uno por ciento de su inventario a países de bajos ingresos.

Lo que es serio acerca de la IA es que, además, Moderna y Pfizer, junto con otros fabricantes de vacunas, AstraZeneca y Johnson & Johnson, apoyan acciones que eliminan temporalmente la protección de la propiedad intelectual y la tecnología de vacunas. Hacer posible que el mundo aumente la producción global.

“Todas las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos”, dijo la ONG.

Señaló: Si se dan cuenta de que están violando los derechos humanos, deben detener de inmediato sus acciones dañinas y compensar. Esta tarea es una norma de conducta reconocida contenida en las Directrices de las Naciones Unidas sobre Comercio y Derechos Humanos y las Directrices de la OCDE para Corporaciones Multinacionales.

“Pero los fabricantes de vacunas han dañado los derechos humanos de miles de millones de personas que no tienen acceso a la vacuna Covid-19 o que no han estado involucradas en ella a través de sus acciones y deficiencias”, agregó.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img