17.7 C
Parla
InicioEconomíaEl Banco de España señala que la política pública redujo el impacto...

El Banco de España señala que la política pública redujo el impacto catastrófico en la empresa

- Anuncio -

El número de empresas activas contrató un 1,1% en 2020, frente a un 1,5% de descuento en los años de crisis financiera.

MADRID, 28 de junio. (PRENSA EUROPA) –

El Banco de España aborda los efectos de la política pública impuesta durante la epidemia y los “efectos moderados” que la crisis del coronavirus tuvo sobre las empresas españolas, tal y como concluye en su artículo “Las reformas de solvencia y el tejido empresarial en España desde el inicio de la catástrofe”, publicó este martes.

El moderador señala que las medidas económicas adoptadas durante la catástrofe “sería necesario” para explicar el menor impacto de este desastre respecto a los de años anteriores, tal y como demuestran los diferentes indicadores expuestos en su análisis.

A lo largo de 2020, el número de empresas operativas, entendidas como un conjunto de empresas comerciales y privadas, obtuvo contratos en un 1,1%, con 37.858 empresas menos y un total de 3.366.570 empresas operativas, según datos del Directorio General de Empresas (Dirce) de la Instituto Nacional de Estadística (INE) en el que reside el Banco de España. Durante la crisis financiera, el descuento fue del 1,5%, en promedio, entre 2008 y 2013.

El descenso del número de empresas mostró una tendencia variable, con una caída más pronunciada en la industria hotelera, del 3%, y en la empresarial, del 2%, que en el resto de sectores. Por tamaño, el coronavirus ha tenido un mayor impacto en la reducción de las pequeñas y medianas empresas que de las pequeñas y grandes empresas.

El Banco de España afirma que el descenso del número de empresas en funcionamiento a lo largo del año 2020 responde a “la disminución de las altas y no a un aumento de las bajas”. El descenso de la matrícula refleja un comportamiento similar al de los matriculados en 2008, mientras que en el caso de las bajas la cifra no solo no aumenta sino que desciende un 1%.

Para analizar los últimos datos de demografía empresarial, el Banco Central de España examina las estadísticas de las empresas dadas de alta en la Seguridad Social, mientras que dentro y fuera se apoya en datos constitucionales y borra del INE datos corporativos corporativos.

En cuanto a la alta de empresas en la Seguridad Social, se observó un “fuerte descenso” durante los meses de internamiento, con reincorporaciones posteriores que continuaron durante 2021 y parte de 2022. En mayo de este año, el número de empresas activas apenas alcanzaba el 0,3%. por debajo de los niveles previos a la crisis.

Por su parte, los datos de constitución y disolución de sociedades mercantiles muestran un “declive en la pronunciación durante los cierres”, particularmente en la constitución, seguido de recuperación, superando hasta ahora las cifras precatastróficas. El análisis constitucional del sector de actividad muestra que el único sector que no ha restablecido estos estándares es el manufacturero y el energético. En cuanto a la cancelación, han vuelto a los niveles previos a la crisis, particularmente en construcción, hoteles, transporte y almacenamiento, entre otros.

ESTABILIDAD EMPRESARIAL

El Banco de España, a partir de la información de los casos concursales, confirma “rentabilidades significativas” para los empresarios privados desde la segunda mitad de 2020, con cifras “casi cinco veces” superiores a las anteriores a la catástrofe.

Sin embargo, señala que “las cifras completas siguen siendo bajas”, de modo que con una población de alrededor de 1,9 millones de empresarios, los casos de quiebra alcanzaron los 2.036 para 2021.

En el caso de las sociedades mercantiles, el número de concursados ​​creció en el segundo semestre de 2020, por encima de los niveles de 2019, aunque de forma “moderada” que para los empresarios privados, según un informe del Banco de España. . Para el 2021, la quiebra de sociedades mercantiles llegó a 1.944, con una población aproximada de 1,5 millones. En el primer trimestre de 2022, la insolvencia de la compañía volvió a niveles similares a los de 2019.

El Administrador recuerda que estos datos deben ser auditados dentro de la terminación del plazo de crédito aplicable desde marzo de 2020, que se agregó con posterioridad y está próximo a finalizar este mes.

El Banco de España también está revisando el estado de los préstamos bancarios para analizar cambios en la estabilidad empresarial. La cantidad total de préstamos improductivos a instituciones no financieras (NFC) por parte de empresarios privados ha disminuido desde la crisis y continúa, aunque con una disminución en 2022.

CRECIMIENTO CRUZADO BAJO SEGUIMIENTO ESPECIAL

Por otro lado, el saldo acreedor muestra que la ratio de créditos dudosos sobre el total de créditos concedidos a empresas ha pasado del 6,3% de finales de 2019 al 5,4% registrado entre enero y marzo de 2022.

El Banco de España advierte de que “el aumento del crédito bajo vigilancia especial, especialmente en los sectores más afectados, indica la existencia de riesgos ocultos de quiebra empresarial a medio plazo”. Esta situación podría ser aún peor “en una situación en la que un gran porcentaje de los préstamos garantizados por el gobierno terminan sus períodos de pago este año”.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img