6.7 C
Parla
InicioEconomíaEl BOE publica la primera fase de la reforma previsional, que entra...

El BOE publica la primera fase de la reforma previsional, que entra en vigor el 1 de enero

- Anuncio -

El regulador evalúa anualmente las pensiones con base en las reformas del IPC, un aumento que será del 2,5% para 2022 para los contribuyentes.

MADRID, 29 de diciembre (EUROPA PRESS) –

El Boletín Oficial del Gobierno (BOE) publica este miércoles la primera parte de una reforma previsional aprobada entre el Gobierno y los agentes sociales después de que fuera aprobada recientemente por las Cortes Generales.

La ley, que entra en vigencia el 1 de enero, restablece el IPC como referencia a la revisión de las pensiones y marca el fin de un elemento de sostenibilidad, que nunca se ha implementado.

Con esta Ley se reforma la versión modificada de la Ley General de Seguridad Social y en otoño de 2020 se están recopilando las principales recomendaciones del Convenio de Toledo, que también se recogen en el artículo 30 del Plan de Salvamento.

Gran parte de su contenido, a excepción del Marco de Igualdad Generacional, que sustituirá al elemento de sostenibilidad, fue adoptado por las coaliciones y organizaciones empresariales más representativas en un acuerdo social trilateral firmado el 1 de julio de 2021.

La ley establece que el 1 de enero de cada año se incrementarán las pensiones de acuerdo con la tasa de inflación anual promedio registrada el año anterior. Para 2022, el aumento será del 2,5% para las pensiones de los contribuyentes y del 3% para las pensiones inferiores y no contributivas. En el caso de que ocurra un mal año de IPC, la ley establece que el monto de la pensión se mantendrá sin cambios.

Además, la ley incluye una variedad de medidas que voluntariamente tienen como objetivo acercar la era de la prosperidad a la edad normal de jubilación. Para ello, se inician cursos de cuatro etapas: revisión de jubilaciones anticipadas, voluntarias e informales y por transacciones, jubilaciones tardías, jubilaciones laborales y jubilaciones forzadas.

En particular, en lo que respecta a la jubilación anticipada voluntaria, las divisiones ahora son mensuales para dar más flexibilidad a los futuros jubilados y fomentar la transferencia voluntaria de la edad de jubilación, para el tratamiento más adecuado para la profesión más longeva. Además, los coeficientes de reducción relacionados con el desarrollo de la edad de jubilación se aplicarán al monto de las pensiones y no sobre la base de un control igualitario, a la fecha.

En cuanto a la jubilación anticipada voluntaria, se mejoran dos aspectos. Por un lado, los coeficientes mensuales son estables, en lugar de trimestrales; y, en segundo lugar, en relación a los dos años inmediatamente antes de la edad normal de jubilación, se utiliza la misma razón para identificar una pensión de jubilación anticipada voluntaria que en el caso de la voluntaria en aquellos casos en que la nueva cuota es mejor que la actual. por la fuerza, entre otros.

JUBILACIONES POR JUBILACIÓN RETRASADAS EN MAYO

En el caso de jubilación retrasada, el documento establece una exención para cotizar en emergencias comunes, excepto por incapacidad temporal, como la edad normal de jubilación. Además, los incentivos se mejoran significativamente, que se convierten en tres tipos por cada año de retraso.

En el proceso de redacción de la ley en el parlamento, se introdujo el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), que el Gobierno completó en otoño con los sindicatos, luego de que el CEO rechazara el texto para marcar el aumento de las contribuciones corporativas.

MAYO tiene dos componentes. El primero incluye el re-empoderamiento de la Caja de Seguridad Social a través de un aporte final entre 2023 y 2032. El aporte será del 0,6 por ciento de los puntos de donación para emergencias normales, se dividirá entre empresa (0,5 puntos) y empleado (0,1 puntos) y hacer como la “válvula de seguridad” del sistema a partir de 2033.

En caso de que no exista desviación del método de gasto previsto, no se aplicará ninguna medida y se considerará el uso de los recursos del fondo de reserva para reducir las cotizaciones sociales o mejorar los montos de las pensiones.

En el caso de que para 2033 la desviación de la previsión de gasto en pensiones para 2050 se refleje en los Informes de la tercera edad de la Comisión Europea con respecto al informe de 2024 (que servirá de referencia), este Fondo, con un límite de gasto anual del 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Si la dotación de activos del Fondo de Reserva es insuficiente, el Gobierno negociará con los interlocutores sociales la promoción del Pacto de Toledo, de acuerdo con sus propuestas, propuesta que, igualmente, está bien encaminada a reducir. el porcentaje del gasto en pensiones en el PIB, ya sea para aumentar el nivel de contribución u otras formas alternativas de aumentar los ingresos.

FORTALECIMIENTO DEL SISTEMA

En cuanto al fortalecimiento de la estructura tributaria del sistema, el documento establece que la Ley de Presupuestos del Estado considerará anualmente transferencias del Gobierno al presupuesto de la Seguridad Social para financiar diversos conceptos que permitan completar la división de recursos en cumplimiento del artículo 1 de la Convención. De Toledo 2020. Este traspaso ya ha sido incluido en los Presupuestos del Gobierno Central 2021 y ampliado a los de 2022.

Además, sujeto a la Octava Enmienda al Convenio de Toledo, la Ley prevé la creación de una Agencia Nacional de Seguridad Social, con miras a presentar un proyecto de ley en el plazo de seis meses, entre otras cosas. Finalmente, la llamada ‘cláusula de protección’ permanece bajo su control actual indefinidamente.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img