24.6 C
Parla
InicioEconomíaEl comportamiento del ganado, una de las preferencias más habituales entre los...

El comportamiento del ganado, una de las preferencias más habituales entre los inversores, según Mapfre

- Anuncio -

MADRID, 18 de septiembre (EUROPA PRESS) –

El comportamiento de manada es uno de los sesgos más comunes entre los inversores debido al ‘miedo a perderse’ (FOMO), que les lleva a tomar decisiones que “pueden no estar a su favor porque otros lo están haciendo”.

Así lo describe Mapfre en un artículo publicado recientemente, en el que señala que solo existe otro sesgo más común que el comportamiento de manada: la aversión a la pérdida frente a la búsqueda de ganancias.

“Esta preferencia hace que las personas valoren evitar pérdidas por encima de buscar ganancias, lo que significa que evitan tomar pequeños riesgos, aunque puedan ser rentables. Por ejemplo, en un entorno inflacionario, puede ser que las personas prefieran ahorrar dinero en lugar de invertir, ”, dijo la aseguradora.

La publicación señala que existen caminos inconscientes en la relación entre los inversores y el dinero, donde los rasgos de personalidad afectan las finanzas personales.

Para tomar buenas decisiones a la hora de invertir, Mapfre recomienda controlar las emociones, no confiarse demasiado y evitar hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes.

“Cuanto mayor sea el componente emocional de la decisión, ya que puede ser en un estado de inestabilidad y miedo como el actual, más probabilidades hay de caer en estos errores a la hora de analizar los hechos y tomar decisiones”, señala la publicación.

Esta crisis es uno de los ejemplos más recientes donde los inversores han tenido que tomar decisiones estresantes, que han tenido un impacto en la salud mental de muchos de ellos.

Según una encuesta de Efpa realizada a fines del año pasado, el 96% de los asesores dijo que sus clientes han cambiado su comportamiento debido a la incertidumbre económica y financiera por la pandemia.

El resultado de la incertidumbre encontrada en esos meses es que el 43,2% de las consultoras señalan que sus clientes toman decisiones más en base a sentimientos o emociones y la casi totalidad considera que los problemas financieros pueden afectar la salud física y mental de las personas y, en particular, de los inversionistas.

Así lo confirma el catedrático de psicología social de la Universidad CEU San Pablo, Fernando Miralles, quien ha explicado, en informes anteriores a Europa Press, que el aumento de la ansiedad por la epidemia ha provocado que los inversores actúen de forma impulsiva.

Del mismo modo, el 47,1% de los asesores aprecia en sus clientes signos claros de ansiedad que les llevan a tomar decisiones equivocadas, mientras que el 49% nota en ellos “algo de miedo” durante los primeros meses, pero sin consecuencias significativas para los resultados de sus carteras. .

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img