7 C
Parla
InicioEconomíaEl Tribunal Supremo anula la compra de acciones de Bankia dos días...

El Tribunal Supremo anula la compra de acciones de Bankia dos días antes de la reestructuración de la cuenta

- Anuncio -

Abre una forma de compensar si una empresa falsifica sus cuentas

MADRID, 24 de noviembre (EUROPA PRESS) –

El Tribunal Supremo de Reclamaciones ha ordenado a Bankia (ahora CaixaBank) devolver la inversión a algunos de los demandantes que compraron acciones del banco el 23 de mayo de 2012, dos días antes de la revisión de cuentas, en contra de los criterios de los jueces originales. y el segundo ejemplo.

Los demandantes solicitaron la cancelación de la compra de 5.930 acciones de Bankia en el mercado secundario, por unos 10.000 euros, dos días antes de que la agencia revisara las cuentas de 2011, alegando información inexacta transmitida por el banco sobre su situación financiera.

El caso fue sobreseído en el Juzgado de Primera Instancia, señalando el juez que, dado que la compra de acciones se produjo luego de que la bolsa se desplomara por dudas sobre su situación financiera, la operación se realizó en beneficio de la Bolsa. oportunidad de mercado y no por el contenido de la edición pública del registro de acciones, no existe una relación causal entre la información en el prospecto y las pérdidas incurridas por la institución inversora.

Los demandantes interpusieron recurso de casación, que el Juzgado de Valencia volvió a desestimar, añadiendo que en el momento de la compra de las acciones de Bankia Solvens ya se conocían “pública y notoriamente” los problemas económicos y financieros.

Además, el juez dictaminó que las acciones fueron compradas tras una intervención del Banco de España y del FROB, que rompería el vínculo entre el daño y la información falsa el 23 de mayo de 2012, dos días antes de la reestructuración.

Insatisfechos con la segunda decisión, los demandantes interpusieron un recurso de apelación y la Corte Suprema estuvo de acuerdo con ellos.

El Tribunal Supremo dictaminó que la comprensión sospechosa de la situación económica o financiera de Bankia no significaba que se supiera que la información facilitada por la institución era “desinformación”, algo cuya información no se conoció hasta que se recrearon las cuentas. , dos días después de que los recurrentes compraran las acciones.

El Tribunal Supremo sostiene que estos problemas o dudas ya se vieron agravados por el desplome de la cotización de las acciones en el momento de su compra y, de hecho, fue tras la reestructuración que las acciones acabaron por caer en bolsa.

De esto quita que la pérdida del valor de la parte que ocasionó el daño en que se fundamenta el reclamo “comenzó no antes del cálculo del inventario, sino con ellos, ya que en ese momento se conocían graves errores”.

Al mismo tiempo, señala que, si el contenido de un comunicado controlado emitido por Bankia reflejara su verdadera imagen, el precio de sus acciones “no lo habrían pagado las recurrentes, sino que habría sido menor, con sanción.

El Tribunal Supremo también declara que los demandantes no pueden ser considerados responsables de mantener la propiedad de las acciones y reclamar durante muchos años después de la reestructuración de la cuenta bancaria, ya que no estaban obligados a venderlas y “no podían ser considerados solidariamente responsables de los daños. infligieron. “declaraciones regulares como emisor”.

Por tanto, el Tribunal Supremo estimó el recurso de casación y la reclamación en su conjunto, y condenó a Bankia (ahora parte de CaixaBannk) al pago de los querellantes 9.191,80 euros, más intereses legales.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img