15.4 C
Parla
InicioEconomíaLa Audiencia de Murcia sigue al Tribunal Supremo y declara que la...

La Audiencia de Murcia sigue al Tribunal Supremo y declara que la circulación de intereses del 24,7% no es rentable.

- Anuncio -

MADRID, 2 jun (PRENSA EUROPA) –

El Juzgado de Primera Instancia de Murcia 8 resolvió que la tarjeta de circulación que entraba en el tipo de interés 24,71% estaba libre de intereses, si bien canceló las cuotas comisionadas en cuotas impagadas, excedentes ilimitados y disposiciones y gastos de efectivo. CAJERO AUTOMÁTICO.

Al dictar su decisión, el juez se basó en una decisión reciente de la Corte Suprema, que estableció que para determinar si se utilizaron las tasas de interés circulantes, la APR promedio utilizada por las principales instituciones bancarias en los contratos de crédito circulantes (y no en los préstamos) de usuarios en general) en la fecha más cercana a la firma del contrato.

El 25 de agosto de 2004, el usuario recibió un contrato de tarjeta circulante con la institución Citibank (ahora Wizink), que tenía una tasa de interés promedio (TIN) de 22,29% y una TAE de 24,71%, que luego subió a 26,82%. El cliente demandó a Wizink y exigió que se utilizara la tasa de interés.

El juez recuerda que el Tribunal Supremo dictaminó en su decisión del 4 de marzo de 2020 que el préstamo debe considerarse rentable si su tasa de interés era “más alta de lo normal” y “definitivamente no se corresponde con el estado del caso”.

En su sentencia del 4 de mayo de 2022, la Corte Suprema revisó el contrato de la misma época y aclaró que la indicación que debía tomarse como referencia era la tasa promedio aplicable a las operaciones de crédito a través de tarjetas de crédito y las revolventes que en particular. comparte las características y rendimiento del préstamo objeto del caso, rechazando así la tesis de la recurrente en el caso de que el interés de referencia que debía utilizarse para determinar si el interés del contrato impugnado era el beneficio total de los préstamos al consumo y no más. especial para tarjetas de crédito y revolventes.

En el caso actual, la TAE prescrita es del 24,71% y, a la fecha del contrato, el tipo de interés por el uso de las tarjetas de pago suspendidas “suelen superar el 20%, superan muchas veces el 23-25% y alcanzan el 26%”, dice el juez, que entiende que, en aplicación de la doctrina anterior, “los intereses declarados no pueden reputarse rentables conforme a las normas y reglamentos reclamados”.

El procedimiento también analiza si las cláusulas relacionadas con el precio en un contrato exceden o controlan la inclusión en los términos del contrato, que deben ser cláusulas con términos claros, consistentes y simples que permitan la comprensión gramatical. que el seguidor ha tenido la oportunidad real de conocer el momento de la celebración del contrato.

Según el juez en su sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el código de conducta contenido en el contrato “aunque figura en letra pequeña”, “totalmente legible”. “No hay variaciones de color o estampado que impidan su lectura y en palabras claras y específicas, esto es en casos especiales, como aparece en el anexo, expresando claramente el interés, dependiendo del tipo de producto”, dice. juez.

Por ello, el juez entiende que se están dictando las normas de inclusión y las cláusulas referidas a tipos de interés de compensación deben tenerse por justas.

En consecuencia, el Tribunal de Murcia ha desestimado la pretensión de la actora de que el tipo de interés aplicado a una tarjeta revolving como usuario en el sentido de que los términos y condiciones en los que se fijan los tipos de interés no deben entenderse incluidos en los contratos.

ELIMINA CUOTAS DESCONOCIDAS COMISIONES, SUPERACIÓN Y EXCLUSIÓN.

Por su parte, el contrato de tarjeta constaba de tres comisiones: por cuotas impagadas, límite extra y por retirada de efectivo y uso de cajeros automáticos. El juez los ha declarado nulos todos, lo que significa que el banco debe devolver al denunciante los 2.530,43 euros que pagó por estos supuestos.

En aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo de 25 de octubre de 2019, la Audiencia de Murcia señala que, para que las sociedades puedan cobrar comisiones a sus clientes, deben cumplir dos requisitos: que paguen por el servicio de atención al cliente real prestado. cliente y que se han incurrido en costos de servicio.

En el caso de una comisión reclamando un pago que no ha sido pagado, el juez considera que el importe de este concepto fue cobrado al cliente sin ningún servicio prestado por el banco, que ha declarado “nula” la comisión.

También ha declarado nula la comisión transfronteriza al considerar que se ha presentado como reclamación directa y no discrimina entre morosos. Con respecto al cajero automático, el juez utiliza la analogía de la decisión del Tribunal Supremo con la comisión de ingresos por ventanilla y entiende que la comisión no es válida porque es un servicio que ya ha sido atendido por la comisión de mantenimiento.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img