14 C
Parla
InicioInternacionalTres trabajadores del ACNUR heridos en un ataque a un convoy en...

Tres trabajadores del ACNUR heridos en un ataque a un convoy en la República Democrática del Congo

- Anuncio -

UNICEF advierte sobre el aumento de los desplazamientos en Itori y condena la zona como “inaccesible” por tierra debido a la presencia de grupos armados.

Madrid, 9 de diciembre (Europe Press) –

Tres trabajadores del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) resultaron heridos tras ser atacados por un convoy de escoltas de sombrero azul en la zona de Mambasa, en el noreste de la República Democrática de Itori. Congo (República Democrática del Congo).

El ataque, llevado a cabo por personas no identificadas, tuvo lugar cuando el personal del ACNUR se trasladó desde la ciudad de Bani, en el límite del bosque de Ituri, al territorio de Kirumba en la provincia norteña de Kivu, después de que el equipo brindara asistencia humanitaria. Asistencia en la zona

Según el comunicado, la organización, que quedó conmocionada por el ataque y pidió respeto y protección a civiles y civiles, fue trasladada a un lugar seguro y trasladada a un hospital, donde serán atendidos. Trabajadores humanitarios.

El portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Stephen Dujarric, dijo en un comunicado que “el ataque al personal de la ONU puede ser un crimen de guerra” y deseó a los miembros heridos una pronta y completa recuperación.

“Esto pide a las autoridades congoleñas que hagan todos los esfuerzos posibles para investigar de inmediato y llevar ante la justicia a los perpetradores de este ataque inaceptable”, dijo Dujarric.

Aumento de los desplazados internos en Ituri

Mientras tanto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha advertido en un comunicado que hay unas 75.000 personas desplazadas en un campamento de la región de Ituri, que se ha cuadriplicado en las últimas dos semanas, y esa cifra va en aumento. Debido a la presencia de grupos armados en la zona, es inaccesible para los trabajadores humanitarios por tierra. De estos, al menos 35.000 son niños y más de 60 han sido separados de sus padres.

De hecho, se estima que en las últimas dos semanas, luego de varios ataques de grupos armados en los campamentos de Droudro y Tache, unas 50.000 personas han llegado al campamento, a 45 km al noreste de Bonya, la capital provincial, situación que ha obligado a eso. Miles buscan refugio en Oriente. El ejército también ha destruido varias escuelas y hospitales de la zona.

“Los refugiados huyeron con la esperanza de encontrar algún tipo de seguridad y protección”, dijo Ibrahim Cisse, oficial de UNICEF en Bonya. Se enfrentan a graves problemas de alimentación, salud, refugio, protección y seguridad.

UNICEF, por su parte, ha documentado la violación de al menos 13 niñas mientras intentaban buscar comida cerca del campamento, una zona con terreno accidentado y escasez de agua, por lo que los niños descienden del cerro. Recoger agua potable del río Camp y exponerse a la violencia de los grupos armados, así como a enfermedades como la malaria o la diarrea.

Camp Row tiene un centro de salud, pero la organización recomienda que haya pocas camas, que el personal brinde 180 consultas al día y que no tengan capacidad para enviar pacientes críticos a los hospitales por falta de equipo.

- Anuncio -
Redacción Prensa
Última hora desde la redacción
- Anuncio -

Te puede interesar

- Anuncio -spot_img

Noticias Relacionadas

- Anuncio -spot_img